ROMEO Y JULIETA, nos habíamos amado tanto

Emocionante velada con Herman Cornejo e Isabella Boylston en los roles principales

Romeo y Julieta (ballet en tres actos) – Bailarines Invitados: Isabella Boylston y Herman Cornejo (American Ballet Theatre, Nueva York) – Coreografía: Kenneth MacMillan – Música: Serguei Prokofiev – Escenografía y Vestuario: Nicholas Georgiadis – Iluminación: Rubén Conde – Ballet: Estable del Teatro Colón – Director: Mario Galizzi – Orquesta: Filarmónica de Buenos Aires – Director: Carlos Prazeres

Mientras algunas historias envejecen inexorablemente, la de Romeo y Julieta conserva una vigencia asombrosa. Antagonismo, odio, una protagonista femenina con suficiente fortaleza como para rebelarse contra una cruel sociedad patriarcal, son algunos de los múltiples hilos que recorren la pieza. La única bocanada de aire fresco es el amor pleno, franco y apasionado de la pareja protagónica, cuya inmensidad no será suficiente para vencer la última ironía que el destino les tiene reservada: morir segundos antes de que el ser amado vuelva a la vida. Todo podría ser así hoy día, y por ello no pocas películas siguen reviviendo a Julieta y su Romeo en los más dispares escenarios. Esa disparidad alcanza también al mundo del ballet, con cientos de versiones de la obra trabajadas en clave neoclásica y contemporánea.

Hace pocos días se cumplieron treinta años de la muerte de Kenneth MacMillan, el coreógrafo inglés que marcó la escena del ballet de su país con obras como La Cenicienta, Anastasia, Manon, Mayerling, entre otras. Sus coreografías le deben tanto al drama como a la danza: paradojas de la vida para quien tuvo que dejar de bailar debido a un creciente pánico escénico. Desde 1994, el Teatro Colón tiene en su repertorio Romeo y Julieta (1965), una obra magistral donde MacMillan maneja admirablemente los tiempos dramáticos, las dinámicas grupales, las miradas sutiles, los personajes comprimarios, las atmósferas. Grandes figuras  del ballet mundial han dejado huella con sus interpretaciones; los primeros bailarines Isabella Boylston y Herman Cornejo, del American Ballet Theatre, se sumaron ahora a ese listado estelar.

Hay roles que solo pueden encararse cuando el intérprete ha alcanzado un cierto grado de madurez artística; tal es el caso de Cornejo, quien se encuentra en un momento de esplendor en su carrera. Superando la faz técnica con naturalidad, el bailarín argentino pudo impregnarse de los rasgos dramáticos de Romeo, apasionado en los dúos, derrochando simpatía con Benvolio y Mercucio, y conmoviendo en el final. Por primera vez bailó la obra con Boylston, una Julieta trabajada en profundidad que fue creciendo en lo actoral.

En los importantísimos roles secundarios, fue un gran placer volver a ver a los solistas del Ballet Estable que los bailaron la vez anterior en que se dio Romeo y Julieta, en 2018: Nahuel Prozzi como un potente  Teobaldo; Emanuel Abruzzo, pícaro y seductor Mercucio; Natalia Saraceno –con fuerte máscara en su Lady Capuleto-; Norma Molina y su aplomada caracterización de la Nodriza; Igor Gopkalo como el implacable Lord Capuleto; y el desenfadado trío de prostitutas (Iara Fassi, Camila Bocca y Ayelén Sánchez). Todos, en perfecta sintonía con el espíritu de MacMillan y su profunda teatralidad.

Una impecable actuación tuvo el cuerpo de baile, de especial lucimiento en las escenas de esgrima. Salvo algunos tempi acelerados y algunas poco limpias entradas de los bronces, la Filarmónica realizó un trabajo digno comandada por el brasileño Carlos Prazeres; Un segmento de especial relieve fue el breve solo de órgano que precede al dúo del balcón, a cargo de Fernando Di Palma.

En resumen: una imperdible cita con una pieza clave de la danza neoclásica, para ver una y mil veces. Patricia Casañas

Fue el 6 de noviembre de 2022
Teatro Colón
Libertad 612 – Cap.
(011) 4378-7100
teatrocolon.org.ar
Herman Cornejo en este Portal
Herman Cornejo en el American Ballet
Sitio Web de Isabella Boylston

Publicado en:

Deja una respuesta