KARINA CORRADINI, Bridge to infinity

Entrevista a la cantante antes de su debut solista con grandes figuras

Dejar que la voz diga lo que siente es la consigna de la cantante de jazz Karina Corradini, quien nos cuenta sobre su larga trayectoria y formación, su vínculo con músicos de alto vuelo y Bridge to infinity, su nuevo proyecto -postergado por la pandemia- que la trae a una presentación en Buenos Aires.

¿Cómo has sentido la experiencia de radicarte tanto tiempo en Estados Unidos y hacer tu carrera allá?
Creo que me ha beneficiado una enormidad. Esta es la cuna y la meca del jazz. Ese es el estilo que me ha cautivado desde mis 16 años. La vara de talento en Estados Unidos es muy alta para poder trabajar de manera profesional, sea en los escenarios más importantes o los reductos más pequeños, por eso me sentí motivadísima desde el comienzo y mi foco fue claro: Quiero mejorar porque esto es lo que amo hacer y quiero hacerlo en forma profesional. Tal como venía haciéndolo en Argentina desde los 18 años, pero acá tuve que ajustarme el cinturón para seguir y fue buenísimo, esa motivación me elevó mucho.  He tomado clases de música en la universidad por dos años orientados al jazz en Los Angeles City College, me he formado con profesores de técnica vocal de lo mejor por muchos años y sigo haciéndolo hasta hoy.

¿Quiénes son los músicos que te acompañan en este EP?
Bridge to Infinity, Tribute to Zane Musa, es una producción independiente y mi primer disco. Me llevó muchos años llevarlo a cabo de la manera que yo quería hacerlo: con buenos músicos y sin manipulaciones de productores ejecutivos.  Si bien no fue fácil, valió muchísimo la pena la larga espera y el esfuerzo. Creo que cuando uno apuesta a lo que ama con fe, el infinito confabula y responde con ayuda divina.  He contado con el apoyo total de músicos que ni yo misma soñaba tener en mi primer trabajo. El reconocidísimo contrabajista de jazz Christian McBride (ganador de 8 Grammys) hace de productor musical, arreglador y bajista en 9 de los 15 temas de mi disco. También el reconocido contrabajista de latin jazz René Camacho toca 6 temas en la placa; Munyungo Jackson, quien fue músico de Miles Davis y ahora de Stevie Wonder puso la percusión del disco; Nolan Shaheed en trompeta, Marvin “Smitty” Smith, Mahesh Balasooriya y Zane Musa. Todos músicos de una trayectoria incomparable. Para mí fue un enorme honor y un verdadero sueño trabajar con ellos y por ese motivo quise dar lo mejor no solo de mí parte musical, sino también en lo técnico ya que grabamos con Don Murray en los Sunset Studios y luego masterizamos en los estudios Sony.

¿Qué se siente ahora la posibilidad de presentar tu nuevo disco en Argentina?
Es una revancha después de la pandemia que tanto nos ha hecho sufrir y nos ha cortado tantísimos proyectos. Yo presenté el disco en Los Angeles a mitad de 2019 con la banda original, excepto McBride que es una mega estrella. Ya comenzábamos a tener fechas importantes en vivo y todo quedó cortado. Por suerte, las radios en USA lo pasaron con muy buena respuesta y los medios gráficos especializados también. Me dieron buenísimas reseñas como la de revista DownBeat que dió al disco 3 estrellas y media, lo cual es un logro grande para una disco debut.

Por la pandemia no pude venir a la Argentina a presentarlo antes, yo quería traer algún músico de USA para esto, pero la economía está tan devastada que eso va a tener que esperar. De todos modos, aproveché e hice unos hermosos shows en Buenos Aires para interactuar con jóvenes talentos del jazz argentino y conocerlos bien para prepararnos para este show de presentación del disco en Bebop. Me enorgullece la banda nacional con la que voy a tocar. Son todos jóvenes y ya con gran reputación y talento.

La banda está compuesta por Dante Carniel en piano, Leonel Cejas en contrabajo, Leonel De Francisco en trompeta, Sebastián Groshaus en batería y Ramiro Penovi de invitado en guitarra.  También vamos a tener un par de músicos más, que aún no están definidos, en saxo y percusión.  Va a ser una banda completa.

¿Cómo definirías el carácter y personalidad de este disco?
Jazz ecléctico. Por que si bien el swing es lo que domina la placa, el repertorio es variado y me representa. Hay jazz y una gran parte de latin jazz en el disco. Yo amo la música brasileña desde mi adolescencia y también los boleros y no me privé de expresar eso en mi primer trabajo. En Los Estados Unidos me ven como una cantante de jazz latina, al lado de mi nombre siempre viene mi país, y me encanta que así sea. Es importante para mí mostrar mis raíces, ¿quién soy, de dónde vengo? De Sudamérica, ¡que maravilloso! Ese perfil quiero remarcarlo y abrazarlo.  Canto Bossa Nova desde muy joven. Amo la bossa, el samba y el tropicalismo también, Jobim, Joao Gilberto, Djavan, Caetano, Chico Buarque, Milton Nascimento, verdaderamente me derriten.  Antes de venirme a USA, tuve la suerte de trabajar muchos años con Jorge Pasquali, quien fue como un hermano para mí y un gran soporte musical por gran parte de mi vida. Él fue un gran bajista argentino que vivió la mitad de su vida en Brasil y me enseñó el estilo, la rítmica y el feeling de la música brasilera y el bolero.

¿De qué se trata este tributo a Zane Musa? ¿Y por qué Bridge to infinity?
Zane Musa fue el  saxofonista de mi quinteto en Los Angeles y mi amigo personal.  Su talento era demoledor. Arturo Sandoval dijo que cuando entró Zane a su banda se puso a estudiar otra vez. Y se lo creo. Zane era un sol, un show en sí mismo oírlo en vivo. Lleno de fuerza, musicalidad y lenguaje bebop de la vieja escuela. Poco antes de la mezcla del mismo, la cuál habíamos programado para hacer juntos, Zane viaja a un crucero con Arturo Sandoval y a la vuelta sufrió un accidente en el aeropuerto y lo perdimos. Para mí y los miembros de mi grupo fue algo devastador. El disco se iba a llamar Right Here, Right Now pero decidí que necesitaba hacerle un homenaje a Zane, por su amistad y su apoyo enorme en mi música y en este proyecto específicamente. Así que Puente al Infinito: Tributo a Zane Musa es una manera de comunicarme con él, que está en otro plano del infinito. Y tanto la música como el amor son un puente donde podemos unirnos y siempre encontrarnos.

¿Cómo vas transitando el lanzamiento de este primer disco, hay algún tema propio que has incluido?
Yo no soy compositora, al menos por ahora, porque este año he hecho un maravilloso workshop de composición con una gran maestra de la Universidad del Sur de California, USC, Kathleen Grace que me abrió muchísimo la cabeza y me hizo valorar mi abanico musical y posibilidades. Pero en el disco hay un tema original, que nunca había sido grabado antes, When the Time is Right, y ojalá otros artistas quieran regrabarlo. Es un original de mi profesor de interpretación de jazz vocal, Howlett “Smitty” Smith, quien tiene un par de temas en el Real Book (el libro de standards más importantes de la historia del jazz). De hecho Nancy Wilson grabó un tema de él, The Grass is Greener. Un maestro entrañable que hemos perdido poco antes de la pandemia.

¿Cómo has ido encontrando tu propia voz en el jazz? ¿Cuáles han sido tus maestros clave en el camino?
Mayormente me formé en el barrio negro de Los Angeles, llamado Leimert Park. Fui durante muchísimos años, casi desde que llegué a USA,  a un workshop de interpretación de jazz vocal que primero fue liderado por Dini Clark, y luego por Howlet “Smitty” Smith, con quien estudié también en forma privada.  Ellos dos me enseñaron cómo interpretar y respirar esta música, la rítmica, la importancia de contar las letras, y muchas cosas más.  Siempre he escuchado a las grandes de la historia del jazz, Ella Fitzgerald, Sarah Vaughan, Dinah Washington, Carmen McRae y a las grandes del Brasil, a las que las considero a la par de las divas del jazz, como mis favoritas, Elis Regina y Gal Costa. Esas son mis inspiraciones y a las que constantemente vuelvo, disfruto, estudio, aprendo.  Y lo que tienen todas en común es una sola cosa: son ellas mismas. La autenticidad es todo en las músicas puras como el jazz, tango, folklore, etc. Uno aprende técnica vocal, desarrolla el oído, afina, aprende la canción una y mil veces y luego la canta como le sale con su propia voz. Con todas esas influencias que están impregnadas en mi mente y en mi corazón musical, si bien quedan en el subconsciente, no pienso en ninguna influencia cuando canto. Sólo en decir la letra que estoy contando y dejo que mi voz diga lo que siente.

Jueves 15 de diciembre a las 20
Bebop
Uriarte 1658 – Cap.
(011) 2585-3515

Entradas para Karina Corradini en Bebop
Sitio Web de Karina Corradini
Karina Corradini en Facebook
Karina Corradini en Instagram
Karina Corradini en Spotify

Publicado en:

Deja una respuesta