DIEGO MASTROSTEFANO, alma musical

Entretenida noche con amigos en el tributo a Djavan

A manera de tributo, Diego Mastrostefano presentó un recital con temas de Djavan, uno de los mayores referentes de la música popular brasileña, a los que sumó otros estilos y compositores. Lo acompañó La Djavanera, una banda compuesta por cinco músicos, con muy buen sonido, por momentos algo excedido en decibeles, sobre todo en los distorsionados punteos del gran guitarrista Mario Avendaño. Completaban la formación el baterista Esteban Rotunno, el bajista Lisandro Seppia, el tecladista Eddie Lisjak, y Hugo Newman como saxofonista invitado, quien se encargó de darle un sensual sabor a algunos temas como Meu bem querer. Así se logró el clima propicio para el ritmo y la percusión, como en Samurai y Boa noite, pero también llegó la profunda intimidad del Océano, donde Mastrostefano se lució solo, con su llamativa guitarra, interpretando desde el alma una letra sentida, haciendo gala de su templada voz y afinación para mantener una nota con capacidad aeróbica fuori serie.

El carácter de la noche dedicada a Djavan se tornó emotivo en los agradecimientos que hizo a muy diferentes colegas, quienes retribuyeron acercándose al escenario para interpretar una ecléctica variedad de temas, matizados con graciosas anécdotas del momento en que se conocieron. Así impactó el bajista Daniel Maza, quien con mucha sencillez explicó que no suele analizar a la gente, sino que le gusta o no le gusta, para concluir diciendo: “y Diego me gusta”. Tomó entonces el bajo y lo hizo hablar, con notable dominio demostró que el instrumento puede ser un protagonista estrella en las manos de quien le dedica tiempo, trabajo y creatividad. También Mariana Iturri subió invitada para contrastar con el límpido sonido de su flauta travesera, sumándose a la banda en la subyugante expresión de La gata bajo la lluvia de Rocío Durcal, a la que Maza se plegó cantando.

Las sorpresas siguieron. Julia Zenko, seducida por la personalidad y el estilo de Mastrostefano se arrimó para hacer a dúo el delicioso Aguas de marzo de Jobim. Continuó muy alegre con Madalena y luego, a pedido del anfitrión, entonó el ya  clásico No quiero arrepentirme con su particular y cautivante voz, deslumbrando al auditorio. Instrumentistas y cantantes que se sumaban, otros que se iban, alguno que se acopló al final, la noche transcurrió como en casa, con simpatía, amistad, alegría, disfrute y generosidad entre los artistas y el público, homenajeando a Djavan.

Tan emotiva velada logró incluso disimular el notorio olor a comida de Notorious, que incluyó hasta tostadas quemadas. Con tantos músicos en escena, en la cocina alguien podría haber tocado el extractor para que la noche fuese perfecta. Martin Wullich

Fue el lunes 9 de agosto de 2010
Notorious – Av. Callao 966 – Cap.
(011) 4813-6888

Notorious Sitio Web
Canta con el alma – Diego Mastrostefano

Publicado en:

Deja una respuesta