CHIARA D’ODORICO, entre Polonia y Paraguay

Bello concierto para celebrar las relaciones diplomáticas de ambos países

Las relaciones diplomáticas entre nuestra vecina república del Paraguay y la república de Polonia van por los cien años de vida. Para celebrar la ocasión, las embajadas de ambos países en la Argentina presentaron un concierto por streaming con la talentosa Chiara D’Odorico. Nacida en Asunción hace tres décadas, Chiara está considerada una de las pianistas paraguayas con amplio reconocimiento a nivel internacional.

Sin dudas, uno de los exponentes más preclaros de la música clásica polaca es Frédéric Chopin, y por supuesto fue uno de los músicos elegidos para este concierto. Se escucharon los dos Nocturnos op. 48, compuestos en 1841 y publicados un año después. Chopin se los dedicó a Laure Duperré, su alumna favorita. De ambos, el No. 1 en do menor sea quizás, una de las piezas más emocionales  y conmovedoras del compositor polaco.

Chopin murió a los 39 años; fue un hombre que nunca gozó de una salud óptima, y la tuberculosis le ganó la partida. Al otro lado del Atlántico, en 1926, en Villarrica, Paraguay, nacía Luis Cáceres Carísimo; prácticamente un siglo después de la muerte de Chopin. Cáceres Carísimo es un nombre que posiblemente no nos diga mucho; de hecho, no hay demasiada información disponible en la web. Fue un prestigioso médico pediatra, lamentablemente fallecido a los 39 años, igual que Chopin.

Luis Cáceres Carísimo

Luis Cáceres Carísimo

Pero Chiara nos presenta el costado de Cáceres Carísimo que nos interesa para este concierto: fue un compositor de música para piano con influencias románticas e impresionistas. En este concierto se escucharon tres piezas de este compositor: Tristezas de la soledad, Reminiscencias y Página de álbum, todas compuestas a mediados del siglo XX. Estas tres hermosas piezas evocan el folclore y los hermosos paisajes en los que nació y vivió este compositor, que además compuso canciones de tinte folclórico.

Como preludio del  final del concierto, Chiara D’Odorico señaló algo muy interesante: que las muertes prematuras de estos compositores dan que pensar en todo lo que ellos no pudieron escribir; sin embargo, debemos valorar aún más aquello que nos dejaron. La Barcarola op. 60 de Chopin es una de esas obras a las que hacía mención Chiara. Esta pieza fue compuesta en 1845, cuatro años antes de la muerte de su autor, en una época en que lo exiguo de su producción, comparada con la de años anteriores, quizás prefiguraba el ocaso del genial polaco.

Fue un breve pero precioso concierto de Chiara D’Odorico, exquisita pianista que, con mucha inteligencia, amalgamó la obra de dos compositores separados por el tiempo y por un océano. Y a la vez, unidos por la música. Viviana Aubele

Fue el 27 de noviembre de 2020
Transmitido por streaming
Web Chiara D’Odorico

Publicado en:

Deja una respuesta