FESTIVAL INTERNACIONAL DE PIANO 2012

Organizado por la Fundación Chopiniana, la nueva edición tuvo un maravilloso inicio

El clásico Festival Internacional de Piano, en su edición 2012,comenzó con un recital extraordinario, que además sirvió para conmemorar los 90 años del establecimiento de relaciones diplomáticas entre nuestro país y la República de Polonia, cuna de Frédéric Chopin, a quien estuvo dedicado por completo el programa inaugural. A diferencia de la mayoría de los grandes compositores en la historia de la música, Chopin dedicó su vida al piano con pasión y de un modo casi exclusivo. Existen apenas unas pocas obras de su autoría dedicadas a la música de cámara o a la orquesta, pero aún en ellas el piano está también presente. Por añadidura, estos casos excepcionales en los cuales el piano no aparece solo, deben asociarse a la producción más temprana del compositor, lo que no les quita un ápice de valor musical.

Los dos únicos conciertos para piano y orquesta compuestos por Chopin fueron estrenados en 1830, cuando tenía 20 años de edad. Se trata de dos obras maestras, en las que es necesario reconocer que el compositor elaboró su trabajo de orquestación como un marco de lucimiento para el solista. Y tanto es así que pudo realizar sendas reducciones, remplazando la orquesta por un cuarteto de cuerdas, sin que la obra sufriera demasiado con el cambio. En realidad, hasta podría decirse lo contrario: que al reducir el formato sonoro de un modelo orquestal a otro camarístico, el piano termina luciéndose con mayor plenitud. Estas fueron las versiones que pudimos escuchar en esta ocasión, a cargo de dos intérpretes polacos de muy buen nivel, Karolina Nadolska y Piotr Paleczny, acompañados por el Cuarteto de Cuerdas Prima Vista. El programa se completó con el conocido Andante Spianato y Gran Polonesa Brillante Op. 22, también original para orquesta y reducido por Chopin para cámara -aunque es común escucharlo en piano solo-, y una obra muy poco frecuentada, el Rondó a la Krakowiak, compuesto en 1828. Es curioso verificar que cada vez que Chopin recurrió a la orquesta para complementar una composición pianística, sintió luego que era posible disminuir ese caudal sonoro, reduciéndolo a unas pocas cuerdas. En general Chopin nunca fue un amante de las grandes sonoridades, y él mismo como pianista se inclinaba por el intimismo.

Con esta propuesta tan interesante quedó inaugurada una nueva edición del Festival Internacional de Piano Chopiniana, que continuará hasta el 30 de octubre. El resto de los conciertos se desarrollarán los días martes a las 20.30 en la Sala Casacuberta del Teatro General San Martín. El listado de artistas anuncia al pianista checo Martin Kasik, el chino-estadounidense Frederic Chiu, el irlandés Miceal O’Rourke y las argentinas Elsa Puppulo y Martha Noguera, esta última a cargo de la Presidencia de la Fundación Chopiniana y responsable directa de la organización de este prestigioso Festival, que ya forma parte de la tradición musical de Buenos Aires. Entre los programas anunciados, todos muy prometedores, se destaca el de cierre, con las Sonatas Patética y Appasionatta de Ludwig van Beethoven y las cuatro Baladas de Chopin. Germán A. Serain

Fue el 17 de septiembre de 2012
Teatro Avenida – Cap.
(011) 4381-0662
Teatro Avenida en Sitio Web de la Ciudad

Publicado en:

Deja una respuesta