EL PIMIENTO VERDI, pastichen buffen

Inusual espectáculo lírico-buffo, en homenaje a Giuseppe Verdi y Richard Wagner

El video publicado no es de la obra, pero refleja a la perfección el espíritu de la misma

Elenco: Florencia Benitez, Mirta Arrua Lichi, Víctor Hugo Díaz, Miguel Drappo, Ignacio Gadano, Carolina Gomez, Ignacio Mintz y Santiago Sirur – Músico: Damian Mahler – Vestuario: Isabel López – Escenografía: Josune Cañas – Iluminación: Bernat Jansà – Autor y Director: Albert Boadella

Las dicotomías son absurdas pero, aceptémoslo, también son cosa de todos los días. Del mismo modo en que se pelean los fanáticos de Boca con los de River, así también se dan a veces las cosas en el arte, y la ópera ha sido especialmente, se diría que por tradición, uno de los ámbitos en los cuales los enfrentamientos han sido más virulentos.

Una interesante coincidencia se da en 1813: en puntos diferentes de Europa nacen quienes serán dos de los más grandes compositores de su época. En Busetto, Italia, viene al mundo Giuseppe Fortunino Francesco Verdi. En Leipzig, Alemania, sucede lo propio con Wilhelm Richard Wagner. Dos grandes genios de la música, sin duda, pero que se ubicarán en muchos aspectos en extremos estéticos opuestos, y también opuestos serán sus respectivos fanáticos.

El Pimiento Verdi es un restaurante. Su dueño ama la zarzuela, pero prefirió dedicar su negocio a honrar la memoria del compositor italiano. En una velada especial que se realiza en su homenaje, las cosas comienzan a salir mal cuando entre los comensales se mezclan dos fanáticos wagnerianos. A partir de ese momento comenzará a desatarse un espectáculo disparatado, que sin ánimos de complicar aun más las cosas nos atreveremos a describir como de espíritu offenbachiano.

¿Cuál de los dos compositores es más valioso? ¿Son la música experimental actual o las canciones románticas del Festival de San Remo herencias directas debidas a estos dos prestigiosos autores? ¿Cuánto tiempo puede uno permanecer sentado escuchando una ópera de Wagner? ¿Cuál es el peso que deberíamos darle a sus antecedentes antisemitas? ¿Cómo suena el brindis de La Traviata cantado en alemán? Todas estas cuestiones surgen en este trabajo de Albert Boadella, sumamente divertido, donde lo que predomina es un desopilante y permanente tono de broma… musical.

Lo interesante del caso es que en el fondo se trata de una comedia repleta de gags que podríamos calificar de livianos, aunque apuntan a un público musicalmente formado y medianamente interiorizado en la temática operística. Hay un elenco de muy buenos cantantes y actores, una cantidad interminable de humoradas, algunas evidentes y otras muy sutiles, y un humor sano especialmente dirigido a los amantes de la ópera. Si usted lo es y además tiene sentido del humor, no deje de verla. Germán A. Serain

Se dio hasta fin 2015
Teatro San Martín

Av. Corrientes 1530 – Cap.
0800-333-5254

Publicado en:

Deja una respuesta