GOLDA MEIR CUESTIÓN DE ESTADO, férrea dama

Soberbia actuación de Marina Munilla en la piel de la primera ministro israelí

Golda Meir, cuestión de estado – Actúan: Marina Munilla, Alejandro Stordeaur, Mario Riccio, Claudia Rodríguez Kotliar, Ana Rosa Selaro, Juan Fernández, José Luis Calcagno, Nora Glazer, Gustavo Roza, Tomás Bertoldi, Julián Flaiszman – Iluminación: Ricardo Sica – Música: Gustavo García Mendy- Vestuario: Angie Almada – Escrita por: Marina Munilla – Dirección y Escenografía: Gerardo Grillea

Por la cabeza de una mujer pasan muchas cuestiones. Pero no muchas habrán tenido el destino de millones de compatriotas en sus manos en tiempos en que el peso de los acontecimientos parecía venirse encima de la humanidad. Solo una mujer de voluntad férrea, aguda inteligencia e irónico sentido del humor podía cargar con una nación tan compleja como la judía, en un estado de reciente formación. Como esta misma mujer decía con mordaz sarcasmo, una nación llevada por Moisés al único lugar de todo el Oriente medio que no tiene petróleo. Sobre esta mujer, la primera en alcanzar el máximo puesto político en Israel, trata Golda Meir, cuestión de estado, magistralmente llevada a escena.

Con Marina Munilla interpretando estupendamente a la “Dama de Hierro” de Israel, la obra -de su autoría- transita por los momentos más sensibles de la vida de aquella mujer nacida a fines del siglo XIX en Kiev. El espectador podrá sentir como si fuera propio el dilema de aceptar un cargo que Meir no quería aceptar o seguir cursando una enfermedad que minaba su salud, pero no su entereza. Moshé Dayan (Alejandro Stordeaur) y Alon Yigal (Mario Riccio) acompañan, y en momentos conspiran contra la labor de Meir en el gobierno de su país. Intrigantes, a veces sumisos, a veces manipuladores, Dayan y Yigal tratan de convencer a Meir de dejar sus cavilaciones de lado y hacerse cargo de las riendas del país.

La genial pluma de Munilla no deja la presión sobre Golda solo en los agentes de la política local. Ernest Bevin (José Luis Calcagno), parlamentarista británico, ronda por el despacho de Meir para volcar su escepticismo por el Estado de Israel. Hay además dos elementos integrales de toda sociedad que se precie: la prensa, con Gershom Schocken (Juan Fernández), sus laderos y periodistas incipientes (Tomás Bertoldi y Julián Fleiszman), y el pueblo, representado por Esther Cohen (Claudia Rodríguez Kotliar) y la enfermera de Golda (Ana Rosa Selaro); sensibles personajes que aportan algo de humanidad a toda la cuestión.

La precisa dirección de Gerardo Grillea se complementa con un diseño escenográfico que  apuesta a la sencillez en elementos que componen el escenario, aunque sin perder la representatividad: el despacho de Golda está cerca del gabinete con los medicamentos para tratar su enfermedad que, no obstante, no la persuade de abandonar su adicción al cigarrillo. Munilla cambia de vestuario con singular practicidad para mostrar una Golda ora en el cenit de su carrera, ora en sus peores momentos. El desplazamiento de los actores en escena es dinámico, aceitado, facilitado por una plataforma en U. El sonido esporádico de las bombas que señalan el insoluble conflicto con los árabes le recuerda acaso a la primera ministro una decisión de la que se arrepentiría: no atacar en Yom Kippur.

He aquí una historia reciente llevada a las tablas de manera acertada, clara, sin rodeos ni excentricidades fuera de lugar. El vivo retrato de una mujer como pocas y excelentes actuaciones son condimentos de Golda Meir, cuestión de estado. Cuestión de teatro independiente, del muy bueno. Viviana Aubele

Domingos a las 20.30
Teatro Border
Godoy Cruz 1838 – Cap.
(011) 5236-6183
Entradas por Alternativa

Marina Munilla en Instagram
Gerardo Grillea en Alternativa
Golda Meir cuestión de estado en Instagram

Publicado en:

Deja una respuesta