EL CRÉDITO, entretenimiento guiado

Jorge Suárez y Jorge Marrale dirigidos por el multifacético Daniel Veronese en una comedia del “rey del humor negro”, el catalán Jordi Galcerán

El crédito – Actúan: Jorge Marrale y Jorge Suarez – Vestuario: Laura Singh – Escenografía: Alberto Negrín – Iluminación: Marcelo Cuervo – Autor: Jordi Galcerán – Dirección: Daniel Veronese

Siempre resulta tentadora la propuesta de un “producto Veronese”. Uno nunca sabe de antemano si lo verá en su esplendor de titiritero (metafóricamente hablando, claro) o al servicio de algún productor de hits comerciales. El crédito reúne a reconocidas personalidades del espectáculo en una comedia que critica el sistema capitalista.

Jordi Galcerán, autor de la exitosa El método Grönholm -también dirigida por Veronese en nuestro país-, muestra en esta oportunidad a un hombre desesperado, un tal Antonio -personificado por Jorge Suárez-, que pide un crédito al gerente de banco que interpreta Jorge Marrale. Antonio no tiene garantías ni propiedades, tan sólo su “palabra de honor”. La negativa del gerente y la insistencia hasta las últimas consecuencias del hombre que solicita el crédito, junto con sus estrategias para conseguirlo, se transforman en un duelo de enredos retóricos desopilantes y de giros inesperados. El texto prioriza la comicidad por sobre la verosimilitud mediante la alternancia constante de las jerarquías psicológicas.

La trayectoria y habilidad de Daniel Veronese se perciben detrás de los movimientos marcados, el fluir de la acción y la adaptación de la pieza española al escenario porteño. Sin embargo, por momentos parece costarle que el espectador no sienta la necesidad de que termine en alguno de los apagones entre actos. Es difícil determinar si el problema está en el exceso de enredos y giros de la acción que plantea el texto -que, para un tema de tan marcada actualidad, atentan contra la verosimilitud escénica-, o en la incapacidad del director para que esos enredos se transmitan en acciones y no queden simplemente en el plano discursivo.

El desempeño de los actores es en general parejo y prolijo, pero con algunos desbordes. Jorge Suárez demuestra estar cómodo en un tipo de rol ya transitado, mientras que Jorge Marrale, no tan amigo de la farsa, en este papel por momentos se sale de eje y sobreactúa. Con todo, el espectáculo resulta llevadero y efectivo en lo que se propone: guiar la risa del público durante un par de horas. Carolina Piola

Se dio hasta fin 2014
Teatro El Picadero

Pje. Santos Discépolo 1857 – Cap.
(011) 5199-5793

Publicado en:

Deja una respuesta