CASTA DIVA, fascinante crepúsculo

En el ocaso de una vida, la vulnerable Callas mira hacia atrás y recuerda grandes momentos

Casta divaActúan: Klau Anghilante, Irene De Bari – Vestuario: Maria Carcaño, Tamara Olivencia – Escenografía: Sabrina López Hovhannessian – Iluminación: Carlos Guida – Sonido: Rafael Sucheras – Dramaturgia y Dirección: Daniel Teveles

En toda historia de una gran diva hay puntos oscuros, zonas donde la talentosa artista se siente débil, incluso herida. En la vida de María Callas su punto débil fue el amor. Su obsesión por Aristóteles Onassis la llevó a la enfermedad. Él ignoraba a la Callas cuando estaba con Jacqueline Kennedy. Y es que el poder atrae de tal manera que hipnotiza, ahoga, ciega. La seducción de este hombre fue una trampa mortal.

El guión de Daniel Teveles nos lleva por distintas etapas de la vida de la famosa cantante. Para ello recurre a dos actrices: una, la joven, muestra cómo la madre ejerció una gran influencia en su vida, los problemas con el sobrepeso, la rígida y exigente educación. La otra, la Callas envejecida, la muestra con una voz que por momentos flaquea, no responde, y por otros hace que todos sucumban a su encanto. Es que la Callas, la divina, se convirtió en una  leyenda incuestionable; su voz tan única y potente la tornaba sobrehumana.

Con esta figura casi mítica, pero también con su costado más humano y frágil, Teveles construyó este relato como un homenaje a la vez halagador y crítico. La diva deja ver su ego y su espíritu ferozmente competitivo, porque se propuso ser la mejor y lo logró, pero eso también tuvo su costo. La maternidad frustrada y una triste historia de amor sellan el final de la divina.

Teveles, mediante estos dos personajes consigue darnos un panorama de la vida de la Callas, que si bien nunca puede ser objetivo, logra pintar los aspectos positivos y negativos de la cantante. Claro que esta es una ficción, pero con elementos realistas que parecen mostrar a la estrella tras bambalinas. La actuación de Irene Bari, de larga trayectoria, responde a un rol difícil eficazmente y resulta muy lograda. Klau Anghilante, la más joven,responde también a un desafío no menor con buen oficio y una actuación que da con el tono adecuado.

“Qué hacer con este cuerpo cuando no actúa. Cuando no está en ese extremo vértigo […]. Qué hago cuando no actúo. Axolotl. Vivir con la sensación permanente de estar fuera de lugar”, estas palabras pertenecen a Cristina Banegas, pero bien podrían haber sido dichas por la Callas: ¿qué hacer cuando no canto? Una sensación constante de no encontrar su sitio en el mundo, si no es arriba del escenario. Milly Vázquez

Se dio hasta fin de 2018
Teatro El Tinglado

Mario Bravo 948 – Cap.
(011) 4863-1188
teatroeltinglado.com.ar

Publicado en:

Deja una respuesta