STEFANO, estupenda puesta en escena

Uno de los clásicos de Armando Discépolo, en la visión de Guillermo Cacace

StefanoActúan: Antonio Bax, Sol Cintas, Silvia Dietrich, Titina Makantassis, Andrés Molina, Jorge Nicolini, Raúl Ramos, Miguel Sorrentino – Música: Patricia Casares – Iluminación: David Seldes – Escenografía y vestuario: Guillermo Cacace, Lala Celeznoff – Autor: Armando Discépolo – Dirección: Guillermo Cacace

En el mínimo espacio de Apacheta, donde casi no hay fronteras entre el lugar de espera, la platea y el escenario, Guillermo Cacace ha logrado una puesta sumamente atractiva para Stefano, un rico texto de Armando Discépolo, más interesante y provocativo que su pintoresca Babilonia. Es justamente por ese aprovechamiento del lugar que el espectador forma parte, penetra, comparte la casa de esta familia que ha llegado a un país promisorio, oriunda de una Italia que no ofrecía mucho en ese momento.

El creativo programa de mano envuelve con un piolín la carta que el mismísimo Stefano -ya en Argentina- ha enviado a Italia, fechada en junio de 1952, para insistir a sus padres que se vengan. La plena confianza del éxito que tendrá la ópera que está escribiendo este músico y compositor es el motor que lo impulsa a traerlos para tener a la famiglia unita. Pero el drama no tarda en desatarse. Stefano pierde su trabajo en la orquesta, base de su sustento. Su familia pierde la confianza. La ópera no avanza. Todo se desmorona. Los escombros por doquier son el símbolo que marca la caída.

Con una iluminación realista y tenue -diseñada por David Seldes– donde nada brilla, donde todo marca la tristeza de una vida que hubo de ser y no fue, Cacace logra transmitir el clima de angustia que vive cada uno de los integrantes por diferentes razones, aunque con el común denominador de una ansiada ilusión que, sin embargo, no tarda en mostrar la cruel realidad del fracaso. El vestuario y la escenografía -que creó junto a Lala Celeznoff– son también elementos muy bien logrados que denotan una búsqueda ajustada acorde al nivel socioeconómico de esta familia de inmigrantes. La música de Patricia Casares añade el toque cabal para acompañar la historia.

Raúl Ramos, en el papel de Stefano, conmueve profundamente, haciendo vibrar las fibras más íntimas, en una actuación magistral. Parafraseando su personaje de músico, es él quien toca el primer violín de un octeto que lo sigue dignamente y donde se destacan Jorge Nicolini, Silvia Dietrich y Antonio Bax. Pero son las marcaciones precisas de Guillermo Cacace, habilísimo adaptador de clásicos –Médico loco, Un impostor, entre otras-, las que llevan al elenco a entregar todo de sí en aras de una historia tan fascinante como emotivamente turbadora. Martin Wullich

Se dió hasta 2010
Apacheta Sala Estudio
Pasco 623
4941-5669
Sitio Web Guillermo Cacace

Publicado en:

Deja una respuesta