LA FLAUTA MÁGICA, cuento de amor

Singular puesta de la ópera de Mozart con dirección musical y escénica del Maestro Cesar Tello

Intérpretes: Cristian Carrero, Diego Duarte Conde, Maximiliano Illanes Campetella, Andrea Schor, Rocio Giordano, Javier Martinez, Clara Pinto, Luciano Straguzzi, Felipe Cudina, Alejandro Schijman, Guillermo Vega Fischer, Claudia Cota, Laura Martinez, Paula Alba, y elenco – Vestuario y Escenografía: Jorge Rubicce – Orq. de cámara y Coro Estable de la Asoc. Clásica del Sur – Dirección: César Tello

A través del relato, es visible que esta ópera lleva a fortalecer valores de sus personajes para convertirlos en personas de bien. Así, el príncipe Tamino atraviesa desafiantes pruebas acompañado por una flauta mágica para alcanzar el amor de Pamina, en poder de Sarastro, supremo sacerdote y Rey de la luz, enemigo de la temible Reina de la noche. En paralelo, un particular personaje llamado Pageno acompaña y aporta mucha simpatía y humor. Finalmente, Tamino y su amada se unirán para siempre mientras su malvada madre será derrotada por el bien.

Los destacados solistas, el notable coro y la excelente orquesta -integrada por 18 músicos- conforman un engranaje fundamental para dar vida a los fantasiosos personajes, y esto se ha logrado muy bien con la precisa batuta del Maestro César Tello. Quizás debería haberse marcado algo más la actuación, fundamental en la ópera, sobre todo tratándose de un singspiel, que lleva bastante recitativo. Justamente, es destacable el histrionismo de Javier Martinez, quien interpreta un Papageno en cautivante actuación, con brillante caudal de voz, y a Rocio Giordano no solo por su emisión delicada y potente, sino por su presencia escénica en el rol de Pamina. En tanto, Paula Alba se luce en las desafiantes escalas de la Reina de la Noche.

La escenografía es una proyección sobre telón blanco que recrea orientativamente los diferentes ámbitos y suma alguna película animada. Para esto no se ha tenido en cuenta hacerla desde atrás, de modo que las imágenes se ven desprolijamente también sobre el coro, y el vestuario pasa a ser la pantalla; lo cual es una pena considerando que es uno de los rubros cuidados, junto a las pelucas y el maquillaje, por Jorge Rubicce, quien ha logrado excelentes caracterizaciones. En cambio, la iluminación no ha sido acertada, y en muchas ocasiones los intérpretes quedan en oscuridad o penumbras no justificadas.

Llevar este género fuera de las salas teatrales propicias exige no perder de vista la fuerza y peso de la obra. Aún cuando la puesta sea gestada con loable esfuerzo, deben tenerse en cuanta los detalles que distraen, como ruidos de puertas, gente circulando, y reverberación acústica. El genio de Salzburgo, con sus incomparables creaciones, así lo amerita. Sergio Boaglio

Fue el 25 de abril de 2014
Teatro Ópera de San Telmo
en Luz y Fuerza

Perú 823 – Cap.

Publicado en:

Un Comentario

Deja una respuesta