YERMA, grito estéril

La tragedia de García Lorca y una interesante puesta en escena de 2015

YermaElenco: Jessica Ortiz, Andrés Céspedes, Valeria Fernández, Marco Valdivia, Tannia Valdés, Francisca Rodríguez, Marta Núñez, Andrea Bannach – Dramaturgia: Federico García Lorca – Música: Luis Castro – Dirección: Andrés Céspedes Bascuñan

¿Cuál es la concepción que las personas tenemos de los hijos? Las etiquetas varían según cada caso, cada circunstancia, cada persona y cada época. Acaso hayan quedado atrás tiempos en que un hijo lo  era todo: la continuación del linaje, la perpetuación de una familia en el trono, el sustento de una viuda o, en el peor de los casos, la excusa para sostener un matrimonio en ruinas. Los tiempos ciertamente han cambiado, para bien o para mal, y la regla general indicaría que hoy las mujeres ya no volcamos las expectativas y sueños en los vientres sino más bien en profesiones o carreras. 

Federico García Lorca escribió Yerma—parte de su trilogía rural, junto con Bodas de sangre y La casa de Bernarda Alba—en un tiempo en que las mujeres se casaban o las casaban, engendraban, se quedaban en casa, criaban a sus hijos, y así sucesivamente. Faltaba todavía para que las mujeres pudieran sufragar, para que accedieran a cargos públicos relevantes, para que marido y mujer por igual se hicieran cargo del sustento propio y del de la prole. El hombre era el proveedor natural, tanto de sustento como de simiente.

Yerma nace además en medio de un pandemónium nacional, quizás la antesala de la gran tragedia que se desencadenaría en el mundo a partir de 1939. En España, la Revolución de 1934 hizo tambalear a la frágil República. Federico García Lorca, que había vuelto de una gira que incluyó Buenos Aires, comenzaba a sentir la hostilidad de sus enemigos políticos. Pese a su corta pero fructífera vida, Federico abordó temas sensibles como por ejemplo el rol de la mujer en una sociedad claramente machista.

Yerma es una joven y hermosa mujer, pero con un terrible inconveniente: no puede concebir. Es plenamente consciente de su lugar en la vida como esposa de Juan, un hombre de campo honrado pero poco sensible a los anhelos de maternidad de su mujer; fecundo para proveer el sustento y para hacer dinero, pero indiferente para fecundar a su mujer. Es así como la casada seca, la marchita, desgarra y termina envenenando su alma por serle fiel a su esposo y por guardar su honra, por lo que reprime la atracción que le genera Víctor, el pastor, su amigo de la infancia.

Pese a rechazar una propuesta indecente para amancebarse con un joven del pueblo y así concebir, Yerma sufre sin embargo el chismerío de los pueblerinos y las sospechas infundadas de Juan, y termina volcando toda su frustración y su desesperación en el cuello de su esposo, apagando para siempre toda posibilidad de engendrar hijos.

Yerma se estrenó por vez primera en 1934. Las representaciones han sido muchas; se ha adaptado también para cine. Pero en esta oportunidad y para pasar la cuarentena, dejamos el enlace a una versión llevada a cabo en Valparaíso, Chile, en 2015. Es una interesante puesta en escena, muy fiel a la obra original, cuyos diálogos captan eficientemente el alma tronchada de Yerma (Jessica Ortiz), la indiferencia y la brusquedad de Juan (Andrés Céspedes) y la malicia del chismoso vulgo.

Es imperdible el soliloquio de Yerma a la mitad del segundo acto (minuto 48:40 del video), cuando se lamenta de su “prado de pena” esquivo en concederle su máximo anhelo. Muy bien lograda, además, está la escena del ritual de fertilidad del macho cabrío y la hembra en la apertura del último cuadro de la obra, aportando un magnífico pero cuidado toque de bestialidad sensual. Viviana Aubele

Yerma en Wikipedia

Vota esta nota

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Publicado en:

Deja una respuesta