ROTOS DE AMOR, patéticos y admirables

Cuatro magníficos actores y una mirada en clave de comedia sobre el amor y los desencuentros

Rotos de amor Actúan: Antonio Grimau, Víctor Laplace, Osvaldo Laport, Roly Serrano – Dramaturgia: Rafael Bruza – Dirección: Andrés Bazzalo

Dicen que en el comienzo de todo fue la palabra. Y aunque pudiera parecer una contradicción, en el comienzo de esta obra lo que se escucha es la voz del Mudo, que dice: “Toda historia tiene una tristeza. Empieza con una esperanza y termina con algo que muere”. Luego añade: “Toda historia tiene un sabor desagradable. Uno empieza relamiéndose los labios y termina con dolor de estómago. Toda historia tiene un espanto. Se empieza como jugando y se termina con los ojos fuera de las órbitas. Toda historia tiene un fracaso. Nosotros éramos ese fracaso”.

Nosotros en este caso son, además del Mudo, Artemio, Rodríguez y Berlanguita. Una logia de corazones solitarios integrada por cuatro visitadores médicos. Cuatro hombres. Cuatro historias. Cuatro fracasos en el amor. Aunque acaso sea justo poner en tela de juicio esta última sentencia. Así como no podría llamarse cobarde a quien a pesar de sentir miedo se atreve, del mismo modo mal podría ser tildado de fracasado aquel que asume, sea del modo que fuere, el riesgo de amar.

Bien señalará Rodríguez a sus compañeros que el amor nos transforma en seres admirables o patéticos. En ocasiones, en ambas cosas al mismo tiempo, que las dos son marcas que dan cuenta de cierta humanidad. Lo cierto es que el verdadero fracaso es no atreverse al amor, con el fin de no ser víctima de sus muchos riesgos.

Protagonizada por Víctor Laplace, Osvaldo Laport, Antonio Grimau y Roly Serrano, en Rotos de amor nos encontramos ante cuatro grandes actores jugando sobre el escenario a hacer teatro. Que es uno de los mejores modos posibles de hacerlo. También nos encontramos ante un catálogo de situaciones que quizá toda persona rota de amor ha tenido que enfrentar alguna vez: una ruptura nacida de una traición, una esperanza platónica y eterna, un pasado que se resiste a abandonarnos, un desamor que no se termina de asumir.

Rotos de amor es una comedia que, de manera gentil y divertida, habla del amor, esa fuerza poderosa e intrigante, que tanto puede construir como devastar. Del amor, visto desde la perspectiva de las múltiples formas que puede asumir el desencuentro. 

La obra tuvo varias temporadas anteriores de las que participaron otros actores como Hugo Arana, Gustavo Garzón o Pepe Soriano. Con dirección de Andrés Bazzalo, en esta oportunidad las primeras funciones de la presente reposición vinieron a convertirse en un inesperado homenaje a la memoria de Rafael Bruza, el autor del libro, pues el dramaturgo falleció el pasado 5 de febrero, a sus 65 años.

Un libro que fue escrito en tono de comedia, con momentos de mucho humor. Pero que también tiene momentos de notable sabiduría en relación al tema que se trata. Así, por ejemplo, cuando Artemio señala: “Tenemos formas distintas de amar. Y a lo mejor todo el mundo ama de manera distinta y por eso nunca nos ponemos de acuerdo. Sí. Eso debe ser. Cada uno ama como sabe. Y no como se espera. El amor es un acto solitario”. Menuda enseñanza: si todos tuviésemos presente este detalle aparentemente mínimo, las cosas serían más sencillas. Quizás ese sea todo el problema. Germán A. Serain

ROTOS DE AMOR - Momento de la serenata - martinwullich.com

Se dio hasta fin de febrero 2021
Teatro Multitabaris
Av. Corrientes 831 – Cap.
(011) 4394-5455

La muerte de Rafael Bruza, en La Nación

Vota esta nota

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Publicado en:

Deja una respuesta