NACHO GUTIÉRREZ ZALDÍVAR, un magno legado

La galería Zurbarán inauguró una muestra en homenaje al creador del Arte de los Argentinos

Llegué a la esquina de Posadas y Cerrito, miré a lo guapo y crucé. Allí me tembló la pera, ¿por qué? ¿Qué era éste sucedido si yo iba a la galería de un amigo? Entendí que él no estaba, que se había ido hace más de dos meses, y que en la media luna de su escritorio -nuestro bar de creaciones- iba a faltar el patrón. Para sus más queridos resultó también extraño que Nacho Gutiérrez Zaldívar no estuviera; aunque la pasión señaló: “¡más bien que estuvo!”

Y en la subida de Cerrito, un ventarrón, un empujón me recordó: “¡Dale campeón entra!  Ahora sos José saludador, le das un beso a Marga, a los chicos y te vas. Otro día tomamos copetines”. -Sí, Nachín, claro.

Traté de mirar las obras de la muestra, como si fuera un crítico de arte. Pedí a los chicos que me mandaran luego fotografías de esos cuadros, títulos y autores… Volvió el duende amigo: “Che, si  los conocemos de memoria”. Otra vez tenía razón.
Ignacio Gutiérrez Zaldívar marchand arte ernesto bertani pintorPude observar, a poco de la entrada, las letras monogramadas de Ernesto Bertani: IGZ, gestadas con acrílico y lápiz de color sobre papel”. Me encontré con algo que me transmitió alivio: “Para Mayor Gracia de Dios” (Mario Sanzano). Y el lienzo que no podía faltar, de Juan Lascano.

Cada vez menos para opinar. Yo no era un cronista, sino un conmovido por tantos años de amistad. Cuando divisé el libro Tango me acordé de Dinorah Da Costa de Gutiérrez Zaldívar, la madre de Nacho, quien escribió: “Escucha bien tango, / esto es un llamado, no un adiós, / vuelve a vibrar en el sentir, / de nuestro porteño corazón”.

No estaba sin rumbo y sabía que faltaba lo que más temía: el escritorio de Nacho sin Nacho. Esa medialuna de tardes largas y copetines. Lo vi, lo miré, me vi, no dudé, era el gran cuadro de toda esa muestra.

Le di un beso a Marga, otros a los chicos y volví a la misma esquina para esperar un taxi. Otra vez el viento, más bien otro impulso de ventarrón decía : “Che, quedamos bien, poeta. Ahora rajá y en un par de días, en Palermo, tomamos copetines los dos”. 
Sí, Nacho, ¡Cómo te quiero a vos! Mariano Wullich

Un recuerdo: Homenaje a Presas, de Nacho Gutiérrez Zaldívar

Homenaje a Ignacio Gutiérrez Zaldívar
Lunes a viernes de 12 a 20 
Entrada gratuita hasta fin 2022
Galería Zurbarán
Cerrito 1522 – Cap.
(011) 4815-1556

Homenaje a Nacho Gutiérrez Zaldívar
Sitio Web Zurbarán
Obras exhibidas de: Ernesto Bertani, Enrique Burone Risso, Ricardo Celma, Claudio Gallina, Graciela Genovés, Antonia Guzmán, Juan Manuel Jaimes Roy, Daniel Kaplan, Juan Lascano, Cristian Mac Entyre,  Fernando Romero Carranza, Gabriel Sainz, Cristina Santander, Néstor Villar Errecart, Agustín Viñas, Roberto Vivo, Mario Sanzano.

Libro completo Tango, de Ignacio Gutiérrez Zaldívar

Publicado en:

Deja una respuesta