EL HOMBRE DE LA MANCHA, desafío alcanzado

El musical de la obra literaria más importante en lengua castellana por Cibrián Campoy

El hombre de La Mancha – Intérpretes: Pepe Cibrián Campoy, Raúl Lavié, Cecilia Milone, Hernán Kuttel, Gastón Avendaño, Lucas Arbúes, Alejandro Poggio, Christian Alladio, Patricio Witis, Bruno Pedicone, Martín Selle, Ivano Nardacchione y Ana Victoria de Vincentiis – Vestuario: Alfredo Miranda – Escenografía: René Diviú – Música: Mitch Leigh – Libro: Dale Wasserman – Arreglos y Dirección musical: Angel Mahler – Traducción, Adaptación y Dirección General: Pepe Cibrián Campoy

Un grupo de prisioneros recibe dos nuevos compañeros en el calabozo, son Cervantes y su criado. Mientras aguardan comparecer ante el comité de la Santa Inquisición, a causa de su oficio de saber escribir o leer, son interpelados por algunos de ellos y sometidos a juicio para demostrar su inocencia. En su defensa, Cervantes utilizará un manuscrito que lleva consigo, teatralizando la historia de Alonso Quijano y su ladero Sancho Panza, convirtiéndose en Don Quijote, el caballero de la triste figura, para justificar así su libertad.

El hombre de La Mancha, estrenado originalmente en Nueva York en 1965, escrito por Dale Wasserman, llega en una versión fresca, traducida, adaptada y dirigida por Pepe Cibrián Campoy. Por eso hay gags humorísticos muy a su estilo y hasta la licencia de que personajes femeninos sean interpretados paródicamente por hombres del mismo elenco.

Pepe Cibrián Campoy compone a Don Alonso Quijano, al Quijote y a Miguel de Cervantes, en una muy buena actuación. Su impronta no lo aleja de la composición que la obra requiere para sus personajes, construidos en base a detalles cuidadosamente estudiados. El actor permite comprender y disfrutar las transformaciones magníficamente con textos enérgicos y canciones que hace propias. Se aprecia no solo al personaje, sino también -sobre todo para quienes conocen al actor- un símbolo de lucha en la vida misma.

Raúl Lavié -quien fue el Quijote en la última versión realizada aquí en 2005- arrolla con su magnetismo escénico de gran profesionalismo componiendo a Sancho Panza. No solo aporta su deleitable voz, sino un trabajo actoral notable como el tierno y fiel escudero, en innegable química junto al elenco.

Cecilia Milone es la prostituta Aldonza y la imaginaria Dulcinea. La actriz hace uso de su espléndido color de voz,  junto a una interpretación que disfruta y conmueve con notables matices. Sin embargo, a veces aparece de modo sorpresivo, sin justificación, como cuando se aguarda el llamado del tribunal, y su presencia pasa a segundo plano, olvidando que en ese momento no estaba presente entre los confinados.

El elenco tiene trabajos de lucimiento brillante, no solo en lo grupal, sino en las desopilantes y generosas incursiones individuales. Son muy destacables los trabajos de Hernán Kuttel, Gastón Avendaño, Lucas Arbúes y Alejandro Poggio.

Ha sido acertado el diseño escenográfico de René Diviú, quien construyó un ámbito carcelario que por momentos muta para dar rienda suelta al mundo imaginario de Cervantes, como el pasaje de los famosos molinos de viento, el nombramiento como caballero, o la aparición de Alonso Quijano. La iluminación, a cargo de Fito Gómez, aporta dinamismo a la dramaturgia. El vestuario diseñado por Alfredo Miranda es correcto y acompaña la ambientación de la época.

La música compuesta por Mitch Leigh suena magnífica en la interpretación orquestal que dirige Angel Mahler. Sin dudas es una obra poética, cuyo mensaje va contra la injusticia, propugna la construcción del amor y permite soñar para alcanzar lo que parecería imposible. Y esta versión permite disfrutar de un elenco profesional que lleva a escena un verdadero goce actoral y musical. Sergio Boaglio

Se dio hasta junio 2015
Teatro Maipo
Esmeralda 443 – Cap.
(011) 5352-8383

Publicado en:

Deja una respuesta