EL ELIXIR DE VERONA, audaz amor

Dos jóvenes varones protagonizan la tragedia de Shakespeare en una particular adaptación danzada

El elixir de Verona – Intérpretes: Federico Amprino, Alexis Javier Bogado, Menelik Cambiaso, Daniela Cámpora, Carlos Alfredo Castro,  Andrea Escobar, Iñaki Iparraguirre, Daniela Lopez, Gerardo Merlo, Franco Pagliotto, Ximena Tamara Pinto, José Miguel Rodriguez, Camila Vasquez y Matias Sebastián Vega – Voz en off: Martin Wullich – Vestuario y Escenografía: Gabriel Sosa – Música: Sergéi Prokófiev – Coreografía: Javier Melgarejo – Textos: William Shakespeare – Adaptación y Dirección: Juan Cruz Argento

El elixir de Verona cuenta la historia de un clásico amor devenido en tragedia, con la particularidad de dos protagonistas masculinos en los roles centrales.  En esta versión bailada de Romeo y Julieta, la danza contemporánea tiene gran presencia, conserva el aspecto realista del relato y nos acerca a una temática actual, como la inclusión social y la igualdad sexual en la sociedad de hoy.

Con coreografía de Javier Melgarejo, el elenco -integrado por 14 bailarines- realiza movimientos variados y bien resueltos, aun con cierto efectismo, sobre todo en los tres primeros actos. El estilo neoclásico, fuertemente marcado en toda la propuesta, refeja situaciones muy bien logradas técnicamente partiendo del lenguaje clásico, que son hábilmente utilizadas por el joven director Juan Cruz Argento para el manejo interpretativo del grupo.

En un elenco prolijamente marcado y bastante parejo, se destaca Melenik Cambiaso, en su estupenda interpretación de Julio, no solo demostrando su calidad como bailarín, sino también su capacidad actoral. En tanto, Federico Amprino, corporizando un Romeo desboradado de amor, conforma una excelente dupla junto a Cambiaso.

En el último tramo de la historia, el acento está mucho más apoyado en la interpretación actoral. Hay buenos momentos dramáticos, a los que sin embargo les falta mayor sustancia e ilación para movilizar al espectador. Si bien no se pierde lo atrapante del desenlace, es necesario un ajuste que determine un cierre más preciso. La música original de Sergei Prokofiev, es acompañada escenográficamente por proyecciones diseñadas por Merbleu, que recrean los diversos escenarios de Verona, y un vestuario a cargo de Gabriel Sosa, más fiel al estilo Isabelino.

La pieza puesta en escena por Argento enfrenta un tema social con gran libertad de prejuicios, acercándose a la transgresión sin golpes bajos, con bella estética, y un interesante modo de contar un relato clásico usando danza, música y un personal estilo. Sergio Boaglio

Se dio hasta mayo 2013
Teatro El Cubo
Zelaya 3053 – Cap.
(011) 4963-2568
William Shakespeare en este Portal

Publicado en:

Deja una respuesta