STEFANO BOLLANI, divertido pianista

El pianista italiano entretuvo con un variado recital de piano solo

Es pianista, además de compositor, cantante, presentador de televisión y -aunque no lo diga su currículum- también un fino humorista. Stefano Bollani nació en Milán a fines de 1972, ha tocado con enormes músicos de jazz cuya lista sería demasiado extensa para abordar aquí, y como solista con importantes orquestas sinfónicas, bajo la dirección de gente como Riccardo Chailly, Zubin Mehta, Gianandrea Noseda o Antonio Pappano.

También es un asiduo visitante de nuestro país. En esta ocasión ofreció un recital en piano solo en el Teatro San Martín, previo a una segunda presentación con orquesta en el Teatro Coliseo para el ciclo Nuova Harmonia.

El recital en la Sala Martín Coronado comenzó con dos piezas instrumentales propias y una canción titulada  La nebbia a Napoli, incluida en su último disco, editado el año pasado. Hasta aquí parecía tratarse de un recital más o menos convencional. Pero luego Bollani dejó el piano, fue hasta un micrófono de pie ubicado al borde del escenario y comenzó a hablar con el público, en un español bastante correcto, salpicado con palabras en italiano y en portugués.

Se inició en ese punto un show diferente, con Bollani haciendo una notable propuesta humorística, reflexionando en voz alta acerca de cómo podrían ser las piezas instrumentales de los grandes clásicos en los tiempos actuales. Esta parte terminó con una versión reducida y aggiornada de la Marcha turca de Wolfgang Amadeus Mozart, que el público festejó con aplausos y risas.

Si bien sabe aprovechar el uso de la palabra, buena parte del humor de Bollani tiene que ver con la música en sí misma. Sus interpretaciones generan a menudo sentido a través de recursos tales como añadir o sustraer notas, alterar velocidades, o mediante notorios ostinatos. También elabora los silencios y pone en evidencia una actitud corporal comprometida todo el tiempo con la interpretación.

En tiempos en los cuales se habla mucho de las deconstrucciones, Stefano Bollani sabe reírse inclusive de sí mismo, y de esta manera deconstruye la solemnidad de la música, permitiéndose jugar -literalmente- con ella sin que pierda calidad porque, no hay dudas, más allá de todo es un muy buen pianista.

En el devenir del recital hubo también un par de piezas dedicadas claramente al público argentino: una versión jazzeada de El Choclo y luego una respetuosa interpretación de la Danza de la moza donosa de Alberto Ginastera. Más tarde Stefano volvió a hablar con el público, esta vez para solicitar le sugiriesen algunos temas -no uno o dos, sino diez- sobre los cuales armaría una improvisación final.

Las melodías de Tico tico no fuba, Volare, Waltz for Debbie, O que sera, Take Five y un fragmento de una de las danzas de Prokofiev para el ballet Romeo y Julieta fueron algunas de las que se combinaron en ese final maravilloso. Que no sería tal, pues el concierto cerraría con una canción tradicional italiana, como para dejar bien en claro que esta vez la presentación se había dado como parte de la programación del ciclo Italia in Scena, en la temporada internacional 2019 del Complejo Teatral de Buenos Aires.  Germán A. Serain

Fue el 18 de junio de 2019
Teatro San Martín
Av. Corrientes 1530 – Cap.
0800-333-5254
complejoteatral.gob.ar

Publicado en:

Deja una respuesta