HEITOR VILLA-LOBOS, por Daniela Salinas

La pianista argentina dedicó el programa de su primer disco al compositor brasileño

Intérprete: Daniela Salinas – Música: Heitor Villa-Lobos – Ingeniería de sonido: Norberto Villagra – Foto, videos, arte de tapa: Ana Conde – Sello: Acqua Records (2020)

“Ponga usted un pie en la academia, y cambiará para peor”, dijo alguna vez Heitor Villa-Lobos (1887-1959), famoso director de orquesta, pedagogo y compositor carioca. Influido por la música clásica europea tanto como por la música folclórica brasileña, también señaló: “La creación musical constituye una necesidad biológica para mí; compongo porque no puedo evitarlo”.

Los inicios de Villa-Lobos con la música estuvieron marcados por alguna instrucción que recibió de su padre, bibliotecario y músico aficionado, que le bastó para dedicarse de manera profesional, tocando el violonchelo como músico de café, alternando en ocasiones como intérprete ocasional de guitarra, clarinete o piano. Una segunda carrera lo llevó a convertirse en un pedagogo de la música de su país.   

De la conjunción de sus distintos intereses, nació su particular identidad, que se convirtió en la expresión  musical de toda una nación, vinculada a un mismo tiempo a raíces ibéricas, indoamericanas y negras. “Yo soy el folclore. Mis melodías son tan auténticas como aquellas que surgen del alma de mi gente”, declaró en otra oportunidad.

Conversamos con Daniela Salinas, pianista argentina, que dedicó su primer registro discográfico de manera íntegra a la obra de este compositor brasileño, para conocer algunos detalles de este disco y su mirada sobre la música latinoamericana. Junto con el álbum Territorios–Paisaje latinoamericano en el piano de Fernanda Morello y la grabación integral de los Preludios de Claude Debussy registrada por Haydée Schvartz, este disco conforma la terna que este año ha quedado seleccionada para competir por el premio al Mejor Disco de Música Clásica en los Premios Gardel

Contame cómo surge la idea de este álbum, el primero con tu nombre en las plataformas digitales, dedicado íntegramente a la música de Heitor Villa-Lobos y cómo elegiste el programa.
Surgió como una manera de rendirle homenaje a una música que me ha acompañado durante muchísimo tiempo y a la que le tengo un profundo cariño. Hay piezas que están vinculadas a ciertos lugares, personas y momentos, y por eso guardo una especial relación afectiva con ellas. En cuanto a la selección de la obras, además de lo que acabo de mencionar, por un lado decidí incluir un par de las piezas más conocidas del compositor, que también fueron por las que me acerqué a su música, y otras que fueron mis descubrimientos en la medida en que fui internándome en este maravilloso universo sonoro. 

Una de mis ideas era poder dar muestra del ecléctico lenguaje de Heitor Villa-Lobos, de su diversidad en cuanto a la composición. En este disco van a encontrar piezas que responden a la recopilación que él solía hacer de músicas de Brasil con fines didácticos, como los Guía prático, también las que tienen el background de la música popular brasileña, y otras que dan cuenta de su afinidad con los lenguajes surgidos en Europa a fines del siglo XIX y principios del XX, todos traducidos sin duda de una manera muy particular y personal.

Creo que Villa-Lobos tenía una gran imaginación sonora y sabía plasmar eso. No solamente en el piano, sino que también a nivel sinfónico y en el terreno camarístico, con agrupaciones a veces muy inusuales, creando sonoridades fantásticas. Esta imaginación sonora, en un compositor tan prolífico y de mucha diversidad, es una de las características que más admiro en Villa-Lobos. Hay piezas que si uno no sabe de antemano que le pertenecen, difícilmente diría que son del mismo compositor. 

A la hora de ordenar las piezas, pensé en lograr una forma de escucha donde los finales y los comienzos pudieran sentirse como algo orgánico, generando momentos de tensión y distensión, teniendo en cuenta que en un disco lo único que media entre uno y otro tema es un instante de silencio.

¿Qué lugar le darías a la música académica latinoamericana destinada al piano, y en particular a la de Heitor Villa-Lobos, dentro del corpus general de la llamada música clásica?
Es muy difícil generalizar. Por un lado no conozco toda la música latinoamericana, y la que conozco es demasiado diversa, en muchos niveles, como para englobarla en una sola categoría. Lo mismo sucede con la música clásica europea. Son como etiquetas o generalizaciones que en realidad no dan cuenta de ningún tipo de música en particular y tal vez hasta son un poco peligrosas, porque tienden a anular poéticas individuales o lenguajes propios. 

Cuando pensamos en la música argentina  se nos vienen a la mente un montón de compositores y piezas diferentes; no un solo tipo de música en particular. Entonces, como dijo Aaron Copland después de haber hecho un viaje por Latinoamérica, la música latinoamericana en realidad no existe. Lo que existe son diferentes lenguajes, diferentes poéticas, diferentes individualidades.

Hablando desde ahí, también es interesante ver que tradicionalmente nuestra educación en relación al repertorio de estos compositores latinoamericanos siempre fue relegada a un segundo plano. Esto tal vez ahora esté cambiando un poco, pero venimos de esa tendencia de tener a menos el repertorio de Latinoamérica. Entonces el lugar que merecen estos compositores es el de la investigación, el del estudio y la difusión. Porque a diferencia de muchos compositores europeos, la música de nuestros compositores aún no posee una tradición interpretativa, y me parece fundamental comenzar a generarla. 

Heitor Villa-Lobos es uno de los compositores latinoamericanos con más reconocimiento a nivel mundial, sin duda y con justicia. Hablando estrictamente de su escritura pianística, la considero particularmente imaginativa y compleja. Hablamos de un compositor que supo escribirle al piano, y que tiene una producción muy grande, que merece ser difundida. Creo que en la actualidad existen solamente dos registros completos de su obra pianística, que es ciertamente muy vasta y vale la pena conocerla. 

¿Qué podrías decir en relación al modo de acercarte a las piezas que integran tu disco? ¿Desde dónde las abordás o imaginás?
Mi primer acercamiento a estas obras fue gracias a uno de mis más queridos maestros: el pianista brasileño Luiz de Moura Castro. Así que escuché durante muchos años obras de diferentes compositores brasileños, tanto en sus manos como en las de sus alumnos. Estoy también familiarizada con ciertos intérpretes brasileños, tanto de música clásica como popular. Además Luiz me ha dado clases específicas sobre este repertorio. Me ha dicho, por ejemplo, “es más brasileño tocar así esta frase”, o “para que suene más brasileño acá tenés que hacer esto otro”.

Entonces, todo lo que he escuchado y me han enseñado ha influido en mi intuición en esta primera aproximación a este repertorio. Mi trabajo como intérprete no ha sido de ningún modo intentar emular a ningún otro pianista, ni extrapolar formas de tocar de otro, sino recrear desde mi propia manera de decir y desde mi propio sonido la música de Villa-Lobos.

Contame de tus próximos proyectos.
Entre los inmediatos está la realización de un álbum dedicado a la música de Astor Piazzolla. Pero no a sus composiciones para piano -esas que hizo cuando estudiaba con Ginastera- ni las que después compuso en 1987, esos Preludios tan bonitos para el instrumento, sino tangos. Tangos que nunca compuso para piano solo. Así que mi primer desafío fue dar con buenas transcripciones, que funcionaran pianísticamente, que tuvieran sabor a tango. Después de una ardua búsqueda di con buenos arregladores y transcriptores, así que muy pronto estaré entrando al estudio para grabar este nuevo material, que espero que le guste al público tanto como a mí.

Escuchar completo el disco de Daniela Salinas
Sitio Web Daniela Salinas
Facebook Daniela Salinas

Publicado en:

Deja una respuesta