COPPELIA Y SWANILDA, ballet para niños

Magnífica oportunidad para que grandes y chicos disfruten juntos

Adaptar obras para niños no es fácil. Muchos intentos han naufragado entre la ridiculez y la ineficacia. Por eso es tan valiosa la labor que los incansables Leonardo Reale y Juan Lavanga llevan a cabo cada año, acercando los clásicos de la danza a la audiencia menuda. Con Coppelia y Swanilda sacaron provecho de contar con dos bailarinas mellizas (las juveniles Celeste Díaz y Noelia Díaz). Así recrearon la magia de Coppelia, a casi 150 años de su estreno en París en 1870.

El alcalde y la alcaldesa del pueblo son los guías de la trama, llena de fantasía, muñecos y gracia, donde la diversión tiene un papel importantísimo a la hora de sembrar en los pequeños espectadores el amor por la danza. Como siempre, es un gran punto que sobre el escenario haya una cercanía etaria con los espectadores, lo que hace creíble la historia. Más aún si los jóvenes bailarines son tan buenos como los del Ballet Metropolitano.

Las hermanas Díaz fueron además excelentes actrices; a su lado, Fabio Roblejo compuso con solvencia al perplejo Franz. El resto de la compañía lució impetuosa y comprometida, acompañada de la experiencia de Yanina Toneatto, refinada y segura. Un hallazgo fue la actuación de Nicolás Baroni como Coppelius, y la simpatía de los alcaldes Rodolfo Romero y Agustina Ipiña.

Sin estridencias, respetuosa de la tradición pero cercana a los códigos actuales, Coppelia y Swanilda es una magnífica oportunidad para que grandes y chicos disfruten del ballet. A apurarse, quedan sólo cinco funciones. Patricia Casañas

Se dio hasta el 14 de julio 2019
C. C. Konex
Sarmiento 3131 – Cap.
(011) 4864-3200
cckonex.org

Vota esta nota

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Publicado en:

Deja una respuesta