TRASTORNO, crisis familiar

Excelentes actuaciones en picante realidad plasmada por Pompeyo Audivert

Actúan: Pompeyo Audivert, Julieta Carrera, Juan Manuel Correa, Pablo Diaz, Fernando Claudio Khabie, Jazmín Levitán, Fernando Naval – Vestuario: Julio Suárez – Escenografía: Pompeyo Audivert, Lucia Rabey – Iluminación: Leandra Rodríguez – Música: Claudio Peña – Autoría: Pompeyo Audivert – Sobre textos de: Florencio Sánchez – Dirección: Pompeyo Audivert, Andrés Mangone

En conjunto y brillantemente, Andrés Mangone y Pompeyo Audivert dirigen Trastorno, increíble comedia dramática, crítica y mordaz. Es un broche de oro luego de Muñeca, de Armando Discépolo y La Farsa de los Ausentes, versión de El desierto entra en la ciudad, de Roberto Arlt.

La pieza es una nueva versión de El pasado, del célebre autor uruguayo Florencio Sánchez. Una madre dominante y manipuladora, de una de las más acaudaladas familias de los años 30, mantiene un secreto, resguardado por su hijo mayor. Todo se resquebraja cuando la ausencia de su hijo menor, y las vueltas del destino, la sitúan entre la espada y la pared, casi forzándola a revelarlo.

En una versión más tragicómica y con gran uso del grotesco, Trastorno se diferencia de la versión estrenada en los 90 no solo por su principal protagonista sino por todo el conjunto. El texto es rico en modismos de época, burlas y humor ácido. Resalta las diferencias de castas sociales, potenciado por estupendas interpretaciones. La dinámica del juego escénico nos hace cómplices. Aunque por momentos parece pecar en su extensión, seguimos sigilosamente cada paso de los personajes para descubrir ese atesorado secreto.

Pompeyo Audivert está colosal en su personaje de capitana de una familia conflictiva. Su trabajo es encantador, tan fuerte como vulnerable, notable en miradas y gestos, así como en sus cambios de respiración. Su preciso tono de voz da vida a un personaje totalmente creíble y fascinante.

En un equipo actoral que brilla, es destacable Fernando Khabie, enérgico y cándido, como Mameca, la abuela prejuiciosa de la casa. También sobresale la dinámica Julieta Carrera como la madura ayudante de decir verborrágico. Otro acierto es la música en vivo: el violonchelista Claudio Peña acentúa cada escena y potencia el trabajo de los actores.

En su presentación actual, la pieza ha sido una grata sorpresa. Aunque es antigua, su temática se mantiene vigente, divertida y reflexiva. Trastorno encandila con sus variados personajes. Francamente, es espectacular. Cristian A. Domínguez

Sábados y domingos a las 20
Centro Cultural de la Cooperación
Av. Corrientes 1543 . Cap.
(011) 5077-8000 int. 8313
centrocultural.coop

Publicado en:

Deja una respuesta