PASEO POR LA IMAGINACIÓN, delicado tesón

Fascinante muestra de la artista santafesina Luchi Szerman, con el Teatro Colón siempre presente

Entrar en el mundo de Luchi Szerman es un fascinante cometido. Es abandonarse por un buen rato a los sentidos y navegar hacia mundos hipotéticos; es tratar de abarcar con los ojos una pequeñez que, así y todo, parece exceder aquellas telas donde nuestra artista fija con el más minucioso detalle los óleos que utiliza para traer artistas, épocas, músicas y objetos cotidianos. Insistente e inclaudicable hasta resolver algo (tal como ella se describe a sí misma), Szerman soluciona en un microcosmos de tela la diversidad de colores, los juegos de las formas, cielos que sirven de telón de fondo a estos mundos, menudas figuras humanas detalladas con candorosa puntillosidad. Así es su Paseo por la imaginación.

Apreciar, por ejemplo, La colección de los criselefantinos en la casa de Tamara de Lempicka es como leer un cuento de Rubén Darío; se destacan el exotismo, el exquisito toque oriental, las primorosas figuras, las escaleras que conducen a sitios escondidos y se entrecruzan, y una maravillosa paleta de colores fríos y cálidos en misterioso equilibrio. Contemplar La cena de los castrati en la casa de Piranesi es como tener al mismísimo César Aira narrándonos al oído las aventuras de Il Micchino, el personaje principal de Canto castrato: lujo por doquier, una mesa ricamente dispuesta, finísimas prendas en una construcción típica de aquellos tiempos con planos inclinados y un teatro donde se ve cada una de las butacas, donde se pueden ver las vueltas del lujoso telón y hasta los palcos.

Frida Kahlo, Van Gogh, Da Vinci, Magritte y otros comparten una pantagruélica comida con Picasso. El Guernica preside la reunión junto con otras célebres obras; la alusión a Andy Warhol está presente. El premio internacional de los chefs en el Moulin Rouge está enmarcado en el mítico restaurante y su molino, y sobre los chefs quedan suspendidos cuadros, estanterías con suntuosa vajilla y el rojo de las butacas de un teatro.

A propósito de teatros, nuestro Teatro Colón tiene un lugar especial no solo en el corazón de Luchi Szerman, sino en su obra; en especial su cúpula. Artistas como Kandinsky, Picasso, Petoruti, Zurbarán, Magritte, Xul Solar, Klimt, Botero, Cándido López y otros reviven en la colección de los mates, donde no faltan siquiera modernos emojis, y en estos objetos de uso cotidiano y tan de nuestros pagos aparece, por supuesto, la referencia al Teatro Colón. El genio y la imaginación de Szerman parecen no tener límites; se verifica en la colección de las máquinas tragamonedas, donde con mucha chispa la artista junta lo común, lo ordinario, con los exponentes más emblemáticos de la pintura de todos los tiempos.

Observar con tiempo las pinturas de este Paseo por la imaginación es, si se permite el parangón, un viaje de ida: quien comience a escudriñar los detalles no parará, y de hecho, no querrá parar de recorrer eso laberintos de colores, formas y texturas donde el único minotauro es la belleza desplegada en tela. Viviana Aubele

Se exhibió hasta el 17 de agosto 2022
Adriana Budich Arte Contemporáneo
Gurruchaga 1145 – Cap.
+54 9 11 6172 2112
Sitio Web Adriana Budich
Facebook Adriana Budich
Instagram Adriana Budich

Publicado en:

Deja una respuesta