GOD SAVE THE KING, reinando en el arte

Curiosidades sobre la canción patria del Reino Unido

Pomp and Circumstance es una novela del escritor británico Noël Coward que tiene como protagonistas a los habitantes de Samolo, una isla ficticia integrante del Commonwealth y ubicada en el Océano Pacífico. La trama gira en torno a la futura visita de una joven reina, Elizabeth II y su consorte, el príncipe Philip, y los enredos que se suscitan en medio de los preparativos de tan augusta visita. El agudo humor de Coward no solo hace una pintura de la sociedad y las relaciones entre sus integrantes, sean grandes o pequeños, sino que da al lector una pauta de la centralidad de la figura de Elizabeth II, que hasta el 8 de septiembre pasado fue la monarca más longeva del Reino Unido y Charles III recibe el trono.

Tan central es, para bien o para mal, a los súbditos británicos el soberano de turno, que la fallecida reina ha sido objeto, o blanco, de manifestaciones artísticas diversas; a modo de ejemplo, la novela de Coward. Como era de esperar en los tiempos que corren, el deceso de Elizabeth II ha sido el blanco de memes que se viralizaron a una velocidad pasmosa, prácticamente desde el minuto cero en que se supo la noticia. Y durante las últimas siete décadas fue parte del título de la canción patria del Reino Unido, God Save the Queen; título que, obviamente, viró a God Save the King en virtud de la proclamación de Charles III, hijo de la reina fallecida.

No se conoce el autor del himno de facto del Reino Unido. Se le atribuye la música a John Bull, compositor y organista inglés del siglo XVI, y también se cree que está inspirada en las melodías de otros compositores, como por ejemplo Henri Purcell. No obstante, esta canción y la nación británica parecen estar indisolublemente unidos. El aura de solemnidad y magnificencia de la melodía hizo que otras naciones tomaran prestados sus acordes para otras canciones patrias. Un ejemplo: My Country, ‘Tis of Thee, que los estadounidenses cantaban como himno nacional de facto hasta la creación de The Star-Spangled Banner, compuesto en 1814.

También la “tomaron prestada” (al menos sus primeras palabras) los Sex Pistols, grupo punk que lanzó su tema homónimo en el Jubileo de Plata de la coronación de Elizabeth II, en 1977. Su contenido se consideró controversial, no solo por tratarse de una dura crítica al sistema, sino porque, a la sazón, muchos lo tomaron como una ofensa directa a la reina. No obstante, volvió a ser tendencia en el Jubileo de Oro de la monarca (2002). Una situación similar se dio para el Jubileo de Diamante, en 2012, aunque Johnny Lydon, vocalista de la banda, dejó entender su disgusto, ya que consideraba que esto no cuadraba con lo que los Sex Pistols tenían en mente al momento de componer el tema. Así y todo, en mayo de este año, Jubileo de Platino de la coronación de Elizabeth II, la revista Rolling Stone anunció el relanzamiento del mítico tema.

No hubo proclamación oficial ni ley alguna, pero God Save the King (Queen) goza de gran aceptación, como muchas otras cuestiones en el Reino Unido, por el uso y la costumbre.  Se lo escucha en eventos deportivos, salvo en el cricket -el deporte nacional-, donde se entona el himno Jerusalem, basado en un poema de William Blake y música de Hubert Parry. En 1922 Sir Edward Elgar adaptó esta obra para orquesta.

Respecto de la letra, el primer renglón está inspirado en la versión inglesa de la Biblia (King James Bible): en el primer libro de los Reyes, capítulo 1, la frase God save King Solomon es parte de la narración del ungimiento del hijo del rey David y heredero del trono de Israel. La letra completa del himno, se cree, data de mediados del siglo XVIII y se cantó por vez primera en 1745, en apoyo al rey George II, que a la sazón luchaba contra Charles Stuart, miembro de la familia Estuardo que ambicionaba quedarse con el trono, curiosamente con el nombre de Charles III.

Hoy, otras melodías pugnan por imponerse en lugar de God Save the King. Más arriba se mencionó a Jerusalem, y al inicio de estas líneas se hizo mención de la novela de Noël Coward. En este sentido, entre 1901 y el año de su fallecimiento, el compositor inglés Sir Edward Elgar compuso unas marchas orquestales tituladas Pomp and Circumstance (Pompa y circunstancia), y una de esta, la No. 1 en do, es la muy conocida Land of Hope and Glory (“tierra de esperanza y gloria”): en Canadá y Estados Unidos se escucha en las ceremonias de graduación, y se escuchó en nuestro país en los avances televisivos de la boda del actual rey y su primera esposa, Diana Spencer, en 1981.

El sábado 10 de septiembre pasado Charles fue proclamado rey al clamor de God save the King!,  marcando un cambio en la letra del himno británico. La melodía ha sido utilizada en numerosas obras de varias épocas. Es cierto que los himnos religiosos suelen unir en un mismo espíritu a una congregación; mientras que los patrióticos unen a toda una nación, cualquiera sea el estrato de sus habitantes. Nuestro Himno Nacional remite a un territorio, y la versión original hacía mención de batallas ganadas a las fuerzas realistas. Lo singular y distintivo en God Save the King (Queen) es que el factor que unifica es la figura del monarca de turno. Viviana Aubele

Charles III en Wikipedia
Charles III en BBC News

Publicado en:

Deja una respuesta