DIDO Y ENEAS, danza por doquier

Ópera barroca con instrumentos de época en excelsa versión musical y coreográfica

Dido y Eneas – Cantantes: Michael Bennett, Sebastian Lipp, Fabrice Mantegna, Céline Ricci, Aurore Ugolin, Reuben Willcox y Debora York – Bailarines: Jirí Bartovanec, María Marta Colusi, Juan Kruz Diaz de Garaio Esnaola, Luc Dunberry, Peggy Grelat-Dupont, Gyung Moo Kim, Michal Mualem, Manuel Alfonso Pérez Torres, Sasa Queliz, , Sophia Sandig, Yael Schnell, Takako Suzuki, Virgis Puodziunas – Orquesta: Akademie für Alte Musik Berlin – Coro: Vocalconsort Berlin – Dirección musical: Christopher Moulds – Dirección escénica y Coreografía: Sasha Waltz

DIDO Y ENEAS - Teatro Colu00f3n 2016 - www.martinwullich.com

La bailarina y coreógrafa alemana Sasha Waltz lleva un apellido característicamente bailable y relacionado con su profesión, aunque ha salido del corset impuesto por las danzas de otrora para vivir con mucha libertad la expresión del cuerpo, tal como lo hizo Pina Bausch, en quien ha abrevado. Su versión de la única ópera (1689) que compuso Henry Purcell –sus otros trabajos pertenecen más al teatro con música- es encantadora y novedosa. El texto, de Nahum Tate, retoma la Eneida de Virgilio para contar el amor entre la Reina de Cartago y el legendario héroe troyano que la abandona para fundar Roma, provocando el trágico final.

A telón abierto, mientras se ingresa a la sala, se observa una gran pileta transparente. El inicio será con el preciso y precioso chapuzón de uno de los sátiros y ninfas que jugarán entre ellos. El agua, siempre atractiva en la naturaleza e invariablemente llamativa en un escenario -al igual que los sugerentes cuerpos desnudos- parecería moverse al compás de la música estupendamente interpretada por la Akademie für Alte Musik Berlin con sus instrumentos antiguos –junto a logrados efectos sonoros- y la impecable dirección de Christopher Moulds. La deleitable estética de la puesta en escena une a la orquesta de cámara con el Coro Vocalconsort Berlin en el foso –hacia donde los protagonistas también se asoman- o cantando sorpresivamente tanto en la penumbra de la sala como en el escenario.

El híbrido propuesto por Waltz fusiona música, teatro, improvisación, canto, danza y natación en bella e indescriptible interacción. El elenco trabaja como un gran equipo, sin diferencias protagónicas, formando un corpus dinámico, de visible preparación, cuyos cantantes han sido capacitados en actuación y en danza. Son auténticos intérpretes de un sentimiento, recrean el alma de la narración y la música. Así lo demuestran la mezzosoprano Aurore Ugolin (impactante Dido) y el barítono Reuben Willcox (profundo Eneas). Sin embargo, Waltz propone también sus alter ego en bailarines profesionales, en novedosa recreación.

En el virtuoso elenco se destacan la soprano Deborah York y la mezzo Céline Ricci por su labor vocal e histriónica. El colorido vestuario oscila entre prendas vaporosos que dejan entrever los cuerpos o barrocas vestimentas acordes con la época de Purcell. La iluminación es contrastante y juega hábilmente con los claroscuros. Los bailarines son de una excelencia notable. Sus movimientos en escenas lúdicas, juegos teatrales, mimos, parodias, cuadros aéreos y otras danzas en silencio, acompañan atractivamente esta primera propuesta de ópera coreografiada por Waltz que se estrenó en 2005 y se ha mantenido prácticamente inalterada desde entonces. Martin Wullich

Fue el 7 de junio de 2016
Teatro Colón
Libertad 651 – Cap.
(011) 4378-7109
teatrocolon.org.ar

Vota esta nota

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja una respuesta