SATYAGRAHA, fuerza sublime

La conmovedora y bellísima ópera de Philip Glass se transmitió en Live HD desde el Metropolitan Opera House

La historia de Satyagraha es conmovedora. La música de Philip Glass es emocionante. Las voces son impecables. La puesta en escena es sublime. Y gracias a la transmisión en vivo desde el Met de New York, organizada por la Fundación Beethoven y Pía Producciones, con muy buena visión y estupendo sonido, uno siente que está ahí, o aun mejor, pues los detalles que de otro modo se escaparían son tomados con absoluta precisión y profesionalismo desde la dirección de cámaras.

Satyagraha habla de Gandhi cuando era joven y todavía abogado en Sudáfrica, en el momento en que decide empezar a luchar contra la injusticia. El movimiento de Gandhi le enseñaba a la gente a ser responsable de sus propios actos y de las causas por las cuales luchaba. Al montar la ópera la intención fue trabajar en grupo y buena parte de las imágenes se crearon de esa manera, con un coro imponente, actores tradicionales, cantantes y trapecistas, proyecciones en video y hasta un espectáculo de marionetas. El manejo de las marionetas o de los periódicos es utilizado de una manera muy simbólica, pues los muñecotes están hechos con diarios, que representan la opresión que sufren los más débiles en Sudáfrica, junto a otros materiales que normalmente están asociados con la pobreza y fueron transformados en elementos muy bellos. Se inspiraron en el uso que Gandhi le dio a la prensa para divulgar su mensaje, con su periódico Indian Opinion. Hay varios hechos históricos y cada una de las escenas es una reflexión de lo que genera el poder de la fuerza humana.

Las marionetas parecen salidas del Bhagavad Gita, libro fundamental para Gandi. Al principio se hace un paralelo de los desafíos que tiene que enfrentar y lo que el libro cuenta, con muchas manifestaciones de carácter mítico. Justamente el libreto viene de esos textos y está cantado en sánscrito, sin subtítulos, por decisión de los creadores. No hace falta que el público lo entienda ni la ópera cuenta cronológicamente los hechos, como una manera de propender a la meditación.

La versión contó con los magníficos trabajos de los cantantes Richard Croft –impresionante personificación del protagonista e increíble tour de force de canto en el último acto-, Rachelle Durkin –con una voz de inusual energía y belleza, unida a una magistral actuación-, Alfred Walker –imponente en su papel de Parsi Rustomji-, junto a la magnífica dirección musical de nuestro Dante Anzolini, quien desde el podio manejó los hilos necesarios para entrar místicamente al sublime universo del prolífico Philip Glass con notable belleza y equilibrio tonal. Martin Wullich

Satyagraha se dio el 19 de noviembre 2011
Teatro El Nacional
Av. Corrientes 930 – Cap.
Próxima función: Rodelinda, de G. F. Haendel
Sábado 3 de diciembre a las 14.30
www.fundacionbeethoven.com.ar

Publicado en:

Deja una respuesta