FELIZ AÑO NUEVO, cruce de historias

Una versión libre de Edipo en Colono llevada a los barrios de Once y Constitución

Feliz Año NuevoActúan: Elena Brozzo, Gustavo Calanni, Julio Cortés, Sergio Lobo, Javier Naame, José Luis Ottati, Casandra Velázquez – Vestuario: Anastasia Meier – Escenografía e Iluminación: Martín Hoffmann – Música: Eduardo Zvetelman – Texto: Sófocles (versión libre de Edipo en Colono) – Dramaturgia y Dirección: Jorge Huertas

Edipo atraviesa su vejez acompañado de su hija Antígona. Pide limosna y está ciego. Feliz año nuevo es una obra teatralista que pone en evidencia la convención teatral; el mismo autor de la versión de Edipo -en esta ficción- aparece como personaje en la trama y es un escritor cartonero subestimado por sus pares.

Es fin de año y Edipo va a morir. Aparece Creonte que lo quiere llevar de regreso a Tebas. Todo el tiempo hay referencias a la tragedia griega cruzadas con alusiones a nuestra realidad actual. La miseria y los problemas de corrupción de nuestro país se muestran como algo que viene de lejos. Bernardino Rivadavia, otro personaje de la obra,  y el empréstito Baring Brothers  también muestran que las deudas en este país no son nada nuevo.

Entre cantos y exclamaciones este muy talentoso elenco logra que nos preguntemos sobre nuestra identidad, nuestra dependencia de los países más desarrollados, nuestra posición ancilar respecto de Europa y Norteamérica. Feliz año nuevo es un doloroso retrato de la Argentina que nos toca vivir. Con una ironía que viene dada desde el título, la pieza resulta muy original en sus cruces y asociaciones.

Las interpretaciones de Sergio Lobo y Casandra Velázquez, en los roles principales de Edipo y Antígona, revelan a dos actores que apuestan con todo su potencial a esta historia para tornarla verosímil. Lo verosímil no radica en el argumento, que recurre libremente a la imaginación, sino que se vincula con esa fibra humana que nos toca, reconociéndonos en los personajes y en algunas situaciones narradas. Bernardino Rivadavia, bien podría ser una de esas estatuas vivientes que vemos por las plazas; siguiendo el tono del relato, resulta un elemento extraño y anacrónico que curiosamente también viene a decirnos algo sobre nuestra identidad.

Todos los intérpretes se comprometen con la historia que cuentan, la personal y la colectiva; la ficcional y la real. El texto de Jorge Huertas (dramaturgo y director) moviliza y hace pensar, mostrando que a veces la realidad puede parecerse a nuestros peores y más temibles fantasmas. Milly Vázquez

Se dio hasta fin 2018
Patio de Actores

Lerma 568 – Cap.
(011) 4772-9732
patiodeactores.com

Publicado en:

Deja una respuesta