BARE, UNA ÓPERA POP – Frescura clandestina

Una relación que busca la luz en un contexto conservador y provocador a la vez

BareActúan: Hernán Cáceres, Daniela Campana, Denise Depauli, Nicolás Di Pace, Fran Efren Eizaguirre, Federico Fedele, Juan Fonsalido, Eugenia Gil Rodríguez, Sol Giménez, Santiago Ibarra, Clara Lanzani, Florencia Lopardo, Patricia Lorca, Andrea Lovera, Tali Lubieniecki, Mariano Magnífico, Facundo Magrané, Pilar Muerza, Antonella Posso, Martin Repetto, Ezequiel Rojo, Micaela Romano y Nicolás Serraiti – Vestuario: Tatiana Mladineo y Sofia Nuñez – Escenografía: Tatiana Mladineo y Luli Peralta Bo – Sonido: Maxi Hiusman – Coreografía: Carla Lanzi – Libro y Adaptación: Marcelo Kotliar – Dirección musical: Fernando Toyos – Dirección vocal: Santiago Otero Ramos – Dirección general: Pedro Velázquez

Un joven  se enamora perdidamente de su compañero en el colegio donde están pupilos. Nace así una relación en secreto. Sin embargo uno intenta mantenerse oculto en apariencias y el otro quiere confesar abiertamente su relación. La adaptación que ha hecho Marcelo Kotliar del libro original de Bare, escrito por John Hartmere y Damon Intrabartolo, transmite la adrenalina y energía adolescente ante las distintas vivencias que transitan los personajes.

Un abanico de interesantes temas socialmente vigentes la enriquecen: la negación ante la condición de un hijo, las burlas por sobre peso, los prejuicios, el consumo de drogas, la indiferencia y hasta un embarazo adolescente. Algunas situaciones buscan ser reflejadas como en un juego teatral, a modo de paralelismo, utilizando una pieza de William Shakespeare que los alumnos preparan.

Dentro de un destacado elenco, los roles centrales exponen sus condiciones actorales con gran dedicación y compromiso. Mariano Magnífico protagoniza uno de los jóvenes de la dupla principal con firmeza y solidez en su impecable rol. Andrea Lovera es su madre en la ficción, quien siempre ha sabido los sentimientos de su hijo, y se niega con gran temor a enfrentar la realidad ante la mirada de la sociedad. Ezequiel Rojo es el joven que siente la necesidad de escurrirse constantemente para vivir su verdadero amor. Su versatilidad en el juego de la ambigüedad lo destaca gratamente.

Mica Romano, dueña de un carisma y una excelente voz sorprende con seguridad en su rol de hermana rebelde, que enfrenta el ostracismo y las burlas por su peso. También es destacable Patricia Lorca, en el papel de la monja que comparte muchas horas con los muchachos enamorados, los comprende y los apoya. Lorca despliega con satisfacción una complicidad con la platea que impacta positivamente en el desenlace.

Pedro Velázquez tiene a cargo la dirección de este musical, donde la expresión del baile es fundamental en cada movimiento de la puesta escénica, no sólo de parte del elenco sino en el juego escenográfico de estructuras movibles. Junto a la música interpretada en vivo, logran una aceitada fluidez en la transición de las escenas. Velázquez ha marcado una fuerte impronta de vitalidad y sentimientos, que los actores transmiten perfectamente.

El vestuario, conformado por uniformes escolares, polleras kilt, camisas blancas, buzos y corbatas, típicas de colegios de clase media alta, sorpende por su cuidado, como los toques en accesorios de los atuendos en los cuadros musicales de las escenas de Romeo y Julieta y Sor Chantal, la monja. Los cuadros coreográficos creados por Carla Lanzi son intensos, acertados y muy limpios. Si bien potencian el primer acto, en el segundo todo se resuelve con duetos o solos que cierran las historias. Faltaría un golpe musical para dejar la sala con un leitmotiv.

En definitiva, Bare es una pieza que refleja el desborde y los desafíos como una etapa vital de cada uno de nosotros, indagando y sumergiéndose sin tapujos en cada vínculo que explora. Sergio Boaglio

Se dio hasta fin 2016
Teatro Apolo
Av. Corrientes 1372 – Cap.
(011) 4371-9454
teatroapolo.com.ar
Marcelo Kotliar en Alternativa

Publicado en:

Deja una respuesta