UNOS VIAJEROS SE MUEREN, desencajado relato

Sumatoria de desaciertos en dirección e interpretaciones

Actúan: Carolina Balbi, Federico Gelber, Daniel Kargieman, Luciana Mastromauro, Juan Noodt, Gabriel Zayat – Vestuario: Cecilia Zuvialde – Iluminación: Matías Sendón – Sonido: Ian Korfeld – Dramaturgia: Daniel Veronese – Dirección: Gonzalo Martínez

Con inicio prometedor como ejemplo de teatro absurdo, la narración presenta problemas de familia, conflictos de pareja, guerra de egos, inmorales secretos y poca confianza en un reinado de total desconcierto. La pretendidamente risueña creación del destacado autor Daniel Veronese pierde rápidamente el rumbo y se convierte en una pesadilla para el espectador.

En la dramaturgia hay un intento de reflexión sobre la tragedia. Sin embargo, los límites en relaciones parentales y amorosas no conforman un camino fácil de transitar, pues es sinuoso en todos sus alegatos. Tampoco aporta la desacertada dirección, sin contraste alguno, que no ha sabido marcar al muy dispar grupo actoral. Poco convincentes, sus integrantes resultan sobrepasados en energía, sus parlamentos se hacen incomprensibles y no hay interpretación resacatable. Aún asi, sale airoso Gabriel Zayat, quien ha logrado un interesante personaje con cierta capacidad humorística.

Unos viajeros se mueren presenta, en síntesis, un difícil desarrollo argumental, gran falta de dinámica, escasa escenografía y olvidables personificaciones, que agotan rápidamente. Son viajeros que tienen mucho para mejorar o, parafraseando el título, nadie llorará su ausencia.  Cristian A. Domínguez

Viernes a las 22.30
Espacio Callejón
Humahuaca 3759 – Cap.
(011) 4862-1167
espaciocallejon.com

Publicado en:

Deja una respuesta