KARABALÍ, ENSUEÑO LECUONA

Estupendo y ameno trabajo de Los Amados, dedicado al compositor cubano Ernesto Lecuona

Karabalí, ensueño Lecuona – Cantan: Daniela Horovitz y Alejandro Viola – Músicos: Fernando Costa, Oscar Duran, Lisandro Fiks, David Rodríguez, Rubén Rodríguez, Analía Rosenberg, Hernán Sánchez – Escenografía y Vestuario: Cristina Villamor – Iluminación: Dana Barber – Coreografía: Ignacio Gonzalez Cano – Idea y Dirección: Alejandro Viola

Cómo no estar sorprendido pensando que han pasado dos décadas desde que entrevisté -en Enfoque TV– a ese personaje llamado Alejo “Chino” Amado, alter ego de Alejandro Viola, quien en ese entonces jamás se daba a conocer fuera de su creación, como tampoco lo hacían el resto de su integrantes. Cómo olvidar el despliegue en el estudio con sus llamativas vestimentas, sus acentos de distintos orígenes, y su mensaje de amor llevado a todo el mundo.

Desde ese entonces, pasando por El Club del Vino, el Chacarerean y otros reductos, los he seguido y he visto su crecimiento sutil pero constante, manteniendo siempre la línea musical, el humor y la veta histriónica que los caracteriza.

Karabalí, ensueño Lecuona es, justamente, un homenaje al compositor que tanto ha dado al mundo de la llamada zarzuela cubana, un niño prodigio que -nacido en 1895, en La Habana- tuvo el privilegio de estudiar hasta con el mismísimo Maurice Ravel. Ernesto Lecuona vive a través de Los Amados, con una estética -bastante kitsch– rescatada de pretéritas épocas, que el grupo ha sabido poner en escena con estupendo colorido, ritmo, baile, sonido y alegría por doquier. Desde el insólito comienzo que remite al África, pasando por el tema que da nombre al espectáculo, desfilarán María la O, Te he visto pasar, Mulata chancletera y Celos, entre tantas otras.

Cada músico tiene una extravagante historia para contar, desde Raquelita Jarsinsky -personificada por la talentosa Analía Rosenberg- quien salió de un kibutz en Costa Rica, o el impasible Tito Richard Junquera -en el cuerpo del contrabajista y director musical Lisandro Fiks– quien impondrá siempre sus puntos de vista, refutando sin rodeos al Chino. Con mucho lucimiento, cada integrante recrea un rol desopilante, sin dejar de dar lo mejor de sí en cada instrumento y en cada interpretación. La antología del creador cubano se enriquece con la llamativa escenografía y el insólito vestuario diseñados por Cristina Villamor.

Mientras se desgranan insólitas frases -lugares comunes dichos a la manera de notables proverbios- y el clima musical crece entre la vistosa fastuosidad de cada cuadro, los músicos oscilan entre la melancolía cursi y el genial disparate, dedicándose por momentos a coreografías pretenciosamente descollantes. Así es Karabalí. Así son Los Amados. ¡Claro que siiii!  Martin Wullich

Se dio hasta 2012
Teatro Margarita Xirgu
Chacabuco 875 – Capital
(011) 4300-8817

Publicado en:

Deja una respuesta