ELIZABETH KARAYEKOV, entrevista

Esa química necesaria

 Luego de haberla escuchado en febrero en Bebop Club, le pedimos a Elizabeth Karayekov que profundice sobre los entretelones de su arte. Bióloga y cantante, cultora del jazz y del rhythm and blues, prueba nuevas combinaciones como  las que hace actualmente, donde fusiona temas de Michael Jackson, Madonna u Oasis con el sonido de una big band de jazz.

Descendiente de rusos, la cantante de apellido difícil de pronunciar muestra una gran desenvoltura en el escenario. Su interpretación conquista no solo por el sonido sino por los movimientos y la parte visual. Se diría que, si bien se suelta e improvisa, Elizabeth controla cada aspecto de su voz y de su cuerpo, evidencia un manejo sólido de su instrumento.

Mientras se prepara para su próximo show, podremos ir escuchando Can’t buy me love, I gotta have faith y Nothing compares to you, para luego conocer sus particulares versiones. Miss tape es su primer y único disco hasta el momento.

¿Cuándo comienza tu gusto por la música de los 50?
Mi primer encuentro con el R&B de los 50 fue escuchando unos de esos discos compilados, que tienen de todo… ahí estaba Ray Charles, yo tenia aprox 11 años, pero ese hallazgo marcó mi gusto musical, llevándolo hacia la música Afroamericana.

¿Cuándo y cómo fue que armaste tu propia Big Band? ¿Cuáles fueron los desafíos de conseguir tantos músicos en escena?
La Big Band debutó en 2017. La motivación para armar una formación de 14 músicos fue sencillamente cumplir uno de mis grandes deseos como cantante. Es increíble la experiencia de cantar con un entorno musical tan rico. Conseguir los músicos fue fácil, primero porque ya contaba con Ernesto Salgueiro, el director musical, y la sección rítmica de la orquesta (piano, contrabajo, batería y guitarra) que venían tocando conmigo de mi formación anterior de 7 músicos.
También gracias a la ayuda de Pablo Fortuna, mi saxofonista tenor, que tiene mucha experiencia en Big Bands e hizo una primera selección de los músicos adecuados para las secciones restantes: maderas (saxos) y metales (trompetas y trombones). Teniendo en cuenta las aptitudes musicales, pero también, la buena onda y profesionalismo, que son fundamentales cuando hay un grupo tan grande. Además de formar la banda, otro desafío fue hacer los arreglos musicales para esta formación. Hubo que readaptar y escribir todo el repertorio teniendo en cuenta los instrumentos nuevos.

¿Siempre cantabas desde chica? ¿Cuándo decidiste que el canto o la música serían tu profesión?
Siempre canté. Pero fue cuando me recibí de Doctora en Ciencias Biológicas que comencé a dedicarme al canto de manera profesional. Actualmente también me dedico a la Biología y llevo adelante las dos profesiones. Es un poco complicado a veces, dado que implican diferentes modos de vida en cierto punto, pero estoy muy feliz. Mi carrera musical me da grandes satisfacciones, ha avanzado mucho relativamente en poco tiempo.

¿Cómo se te ocurrió versionar temas conocidos del pop y transformarlos en jazz?
Ese deseo viene de mis comienzos como cantante de gospel. En el gospel hay mucha improvisación por parte de los cantantes solistas de un coro. Yo descubrí que tenía mucha creatividad a la hora de improvisar sobre un tema conocido, encontrando nuevas melodías para cantarlo. Entonces, cuando formé mi primera banda de R&B de 7 músicos, allá por 2012, ya tenía la idea de que quería hacer versiones propias de temas muy conocidos por todos, transformando el estilo musical y usar mi creatividad en ello.
Tuve que esperar unos años, empezamos tocando un repertorio de clásicos de cantantes femeninas de R&B, como una manera de reivindicar a las mujeres que fueron verdaderas celebridades en los 50, para las comunidades afroamericanas. Muchos de sus mayores éxitos, han trascendido a nuestros días, pero en versiones grabadas por cantantes varones y muchas veces caucásicos.
Fue un show que disfrutamos muchísimo y tuvo una recepción buenísima en el público, por eso se quedó con nosotros un tiempo más que el que había planeado. Fue en 2015 que comencé con la selección de los temas para mi primer disco Miss Tape. Trabajando con tres arreglistas, logramos adaptar temas de artistas del pop y rock como Michael Jackson o Aerosmith para que sonasen como salidos de una rocola de un salón de los 50.

¿Quiénes son los tres arreglistas?
Para los arreglos del disco trabajé junto a Ernesto Salgueiro, Marcelo Ponce y Sebastián Fahey. Desde el 2017 sigo trabajando en los arreglos musicales con Ernesto, es un músico con un criterio musical bellísimo, nos entendemos muy bien y ¡somos un equipo muy creativo y productivo!

¿Tu actual show en Bebop se va a repetir?
Bebop es un lugar hecho a medida para nuestra propuesta. Bajas las escaleras y te encuentras en una hermosa sala ambientada como en las películas, con el sonido increíble de una big band y una cantante elegante que te invitan a pasar una velada única y hasta podes cantar Should I Stay or Should I go. El show es muy entretenido y nos encanta hacer reir a nuestro publico, queremos que la pasen tan bien como nosotros. La idea es hacer de Bebop nuestra casa este año. Hemos agotado entradas durante enero y febrero. Haremos otro show en marzo.

¿Sos argentina, hija de inmigrantes? ¿Cuáles son tus raíces?
Soy argentina, de padres uruguayos y abuelos rusos, de allí el apellido, ¡y mi gusto por las mamushkas! Cuando lancé el disco, el merchandising giraba en torno a ellas (se pueden ver/comprar en el sitio web: elizabethkarayekov.com.ar). Fabriqué juegos de Mamushkas con ilustraciones de Augusto Costhanzo.

Prox. presentación:
29 de marzo 2019

Bebop Club
Moreno 364 – Cap.
(011) 4331-3409
bebopclub.com.ar
Tickets

Vota esta nota

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Publicado en:

Deja una respuesta