TRES UNIPERSONALES EN EL TABA, mujeres adelante

Tres historias contadas por actrices abordan temas muy distintos con valor propio

Solo cosas geniales (Perú), Terrorismo emocional (Uruguay) y Hasta agotar existencias (España) son tres unipersonales que se muestran en la octava edición del Festival Temporada Alta.

* Solo cosas geniales – Actúa: Norma Martínez – Vestuario: Garua – Iluminación: Lucho Tuesta – Autoría: Johnny Donahoe, Duncan Macmillan – Dirección: Norma Martínez, Lucho Tuesta

Solo cosas geniales demuestra ser una acertadísima elección en este festival. Ya al entrar a la sala, la actriz Norma Martínez les da instrucciones a los miembros de la platea. Se nota su gran presencia y magnetismo que tendrá a la audiencia cautivada durante la hora y media que dura la obra. El texto aborda con seriedad un tema duro como el suicidio, y tamiza el relato con humor.

Este unipersonal lo es a medias porque parte del público también interactúa con pequeñas intervenciones. Es la historia de una niña de siete años que elabora una lista de cosas geniales por las que vale la pena vivir, para su madre que padece depresión crónica. Esta lista se enriquece con los años y, mientras se suceden los intentos suicidas de su madre, la niña madura, se convierte en adolescente y luego en adulta.

La lista crece y crece y parece ser infinita. Un día ella misma necesitará recurrir a la lista, y es que cualquiera que indaga en sí mismo y se conecta con sus emociones profundas, en algún momento se topará con esa angustia insoportable.

* Terrorismo emocional – Actuación y Dramaturgia: Josefina Trías – Vestuario y Escenografía: Brian Ojeda – Iluminación: Ivana Dominguez – Dirección: Bruno Contenti

Josefina Trías
muestra un hábil manejo del escenario en Terrorismo emocional. Basándose en experiencias propias, construye el relato de su personaje Clara, que a nadie puede resultarle ajeno. Su decepción amorosa, su encuentro y desencuentro con el teatro, la enfermedad de su madre y temas como la belleza y la depilación son introducidos en un monólogo que no da respiro.

Con gran sentido del humor, la obra parece llevarnos en la montaña rusa de un relato vertiginoso. Las exigencias de la imagen y la constante presión de proyectar felicidad en las redes sociales aparecen como algunos de los infiernos que aquejan a la mujer contemporánea.

Clara se vuelve vegana, sale con un anarquista y no sabe si entrar o no en el mercado, también recurre a un grupo “terapéutico”. Pero una cosa es segura, no cesará de buscar el amor.

* Hasta agotar existencias – Actuación, Autoría y Dirección: Verónica Navas Ramírez – Iluminación: Oriol Corral

Verónica Navas Ramírez
narra el miedo ante la idea de la muerte de su madre en Hasta agotar existencias (ensayando para que la muerte de mi madre no me pille desprevenida). Es la ley natural que los hijos deben despedir a los padres, pero ella no puede disminuir su nivel de alerta y el vínculo con su madre puede resultarle una obsesión.

Así, valiéndose de la tecnología, proyecta imágenes de su madre o de objetos que le recuerdan a ella. Verónica se viste como ella, porque al imitar su apariencia, encontrará la forma de no perderla del todo. Resulta interesante el momento en que Verónica proyecta la imagen de quien le dio a luz en su cuerpo, como si ahora fuese ella la que la guarda en su vientre; ahora será su turno de crearla o recrearla por medio de la narración.

En todo caso, será la ficción sobre uno mismo -y también el amor- lo que salva de la falta de sentido que muchas veces envuelve nuestra existencia, y la mecanización hacia la que nuestras sociedades parecen encaminarse.

Como dicen en Timbre 4, el teatro hace bien. Hace bien la recuperación de lo humano. Milly Vázquez

Se dio hasta 16 de febrero 2020
Festival Temporada Alta
Teatro Timbre 4
México 3554 – Cap.
(011) 4932-4395
timbre4.com

Vota esta nota

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Publicado en:

Deja una respuesta