SOLISTA, CORO Y BIG BAND, en manos de chicos

Un inusual triple concierto con pequeños colosos

En el marco de Iguazú en Concierto, el Festival Internacional de Orquestas Infanto-Juveniles pergeñado por la inquieta y ocurrente Andrea Merenzon, se presentaron una violinista rusa de apenas 10 años de edad, un coro oriundo de Salta y una Big Band venida de Hamburgo, ambos integrados por niños y jóvenes, que hicieron las delicias del público. Solista, coro y big band que impresionaron por las cualidades de sus intérpretes.

La violinista Maria Andreeva, acompañada en piano por Alla Kolesnikova, interpretó con notable dedicación piezas tan delicadas como “Meditación” de la ópera Thais, de Jules Massenet o el impactante Perpetuum Mobile de Ottokar Novacek, además de composiciones de Paganini, Moussorgsky y Wieniavsky. Siempre atenta a las indicaciones de su maestra, la solista subyugó por su presencia y atención puesta en el instrumento, en piezas que requieren una especial destreza.

El Coro de Niños y Jóvenes Ars Nova, con la presentación y guía de su directora Ana Beatriz Fernández de Briones, sorprendió no solo por las templadas y sutiles voces de sus pequeños integrantes, sino por los arreglos vocales, junto a una especial puesta en escena para cada pieza presentada, que incluyó un enternecedor contacto con el público de las primeras filas, tomando sus manos y cantando con directas miradas individuales que lograron arrancar lágrimas de emoción a más de uno. Temas de Falú y Dávalos se mezclaron con un llamativo Ikikaiku, de Olli Kortekangas, cantado en finés y con explicación previa de las palabras a cargo de la directora.

El cierre, con la Junior Big Band de Hamburgo, dirigida por el simpático Paul Muntean, dejó entrever el notable nivel de preparación de sus tan jóvenes integrantes, quienes se lucieron no solo en el conjunto sino en solos instrumentales que denotaron cada individual talento. Clásicos brillantes como In the mood de Joe Garland o Chameleon de Herbie Hancock dieron paso también a una especial versión de Garota de Ipanema de Antonio Carlos Jobim, demostrando que no había fronteras tampoco en los compositores elegidos.

Solista, coro y big band, y tres estilos bien diferentes, niños y jóvenes todos talentosos, con la dirección de Andrea Merenzon, pusieron mucha alegría y emoción en la noche de una ciudad que albergó por una semana a 700 integrantes de 5 continentes, en aras del arte musical. Martin Wullich

MARIA ANDREEVA toca Perpetuum Mobile - www.martinwullich.com
IKIKAIKU por el Coro ARS NOVA - www.martinwullich.com
CHAMELEON por JUNIOR BIG BAND - www.martinwullich.com
IN THE MOOD por JUNIOR BIG BAND - www.martinwullich.com

Vota esta nota

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Publicado en:

Deja una respuesta