SANGRA, nuevas Babilonias

Un clásico de Discépolo con la creativa óptica de Guillermo Cacace

SangraActúan: Julieta Abriola, , Julieta De Simone, Julia Gárriz, Andrés Molina, Miguel Sorrentino – Escenografía y Vestuario: Lala Celeznoff – Iluminación: Pehuen Stordeur – Música: Patricia Casares – Sobre textos de: Armando Discépolo – Dramaturgia y Dirección: Guillermo Cacace

Babilonia, una hora entre criados. Tal es el título original de la obra de Armando Discépolo. En esta libre recreación titulada Sangra, Guillermo Cacace toma el tema del robo durante la fiesta que generará el drama final. Pero llega justo hasta allí, y a su alrededor todo cambia. Los criados no son tan criados sino inmigrantes latinos llegados a tierras españolas, escapados de una crisis económica.

La historia se revierte. Tal como en la actualidad. Hay otros códigos, otra geografía, otra locura; el entorno ya no es la amplia cocina de una casona sino una carpa montada en el medio del parque de la casa; allí se preparan los platos y los tragos, como también se entretejen intrigas e historias no del todo claras, que harán peligrar puestos de trabajo con oscuras maniobras.

La hija de los ricos dueños de casa cumple años, pero sus padres no están. Ella se permite ciertas licencias, extralimita su autoridad, se entrega al alcohol, pavonea su cuerpo por doquier, busca sin control otros placeres, fantasea con los sirvientes, y de uno de ellos se servirá.

La puesta en escena de Sangra es excelente, crea el clima exacto de ese jardín, con su escasa iluminación a veces ayudada por fluorescentes tubos, el clima pesado y húmedo, mosquitos que pululan en busca de sangre, perros que ladran por ahí, una reposera que servirá para descanso o sensual regodeo; imágenes todas que tienen un paralelismo con la historia y son claros símbolos de las diferentes sensaciones opresivas que allí se viven.

La música, compuesta especialmente por Patricia Casares,  y los sonidos grabados o producidos por alguna batidora, completan el universo de esta nueva Babel. El trabajo de dirección de Guillermo Cacace es magnífico. Se evidencia en el parejo elenco, donde cada uno compone convencidamente a su personaje.

Andrés Molina y Miguel Sorrentino manejan muy bien sus intensos momentos para marcar la rivalidad entre quien ya ocupa un lugar y quien es un recién llegado, con ataques verbales y corporales que no desdeñan la pulsión sexual como agresión psicológica. Muy acertadas son las actuaciones de ambas Julietas, Abriola como la mujer argentina, y De Simone, que lleva a su ecuatoriana por un camino de mucho humor entre protestas e inentendibles balbuceos.

Julia Gárriz, como la señorita de la casa, realiza un estupendo trabajo actoral, que acompaña con tono castizo y erótica gestualidad corporal, dejando entrever en el placer desbocado la tristeza de una vida que maneja a su arbitrio pero no la convence. Algo sangra. Martin Wullich

Se dio hasta diciembre 2009
Apacheta Sala Estudio
Pasco 623 – Cap.
(011) 4941-5669

http://apachetasalaestudio.blogspot.com

Publicado en:

Deja una respuesta