ROSE, emoción y ternura

Agustín Alezzo dirige a Beatriz Spelzini, en aras de un personaje difícil y maravilloso

RoseActúa: Beatriz Spelzini – Vestuario y Escenografía: Marta Albertinazzi – Iluminación: Omar Possemato – Autor: Martin Sherman – Adaptación y Dirección: Agustín Alezzo

Una de las premisas que cumple el espectador de teatro es hacerse cómplice de la propuesta. Si la obra cuenta algo que  sucede en Mar del Plata, no hace falta que la escenografía evoque el mar, la playa o las focas. Esto formará parte de su imaginación y, de ese modo, podrá crear cualquier rincón a su antojo. El resto dependerá del convencimiento actoral y otros detalles de la puesta en escena.

En esta versión de Rose -pieza del norteamericano Martin Sherman-, la asombrosa Beatriz Spelzini, con impresionante talento histriónico y estupendamente dirigida por la mano maestra de Agustín Alezzo, no solamente no parece que actuara, sino que convence absolutamente de que ha vivido, sufrido y experimentado todo lo que cuenta en su monólogo de una hora. Su personaje, una mujer judía nacida en Ucrania hace más de 80 años, dueña de un hotel en Miami, relata los horrores del nazismo, la pobreza en la posguerra, sus amores, su llegada a la promisoria América, y reflexiona sobre estos y otros temas inherentes al ser humano -ideales, compromisos, alegrías y pesares, sexualidad, política, religión, judaísmo-  tal como si fuera una queridísima abuela. Lo hace durante la shivá, marcando su acento extranjero, con mucha ternura, también con ironía, con un dejo de lógica tristeza aunque  esperanzada en el futuro que no le tocará vivir, pero vislumbra con mayor comprensión, paciencia y tolerancia.

Sentada en una silla, frente a una ascética mesa, con una vela encendida, Rose es un ejemplo de temple, calma y entereza ante las vicisitudes que le han tocado en vida. Sin embargo jamás deja de lado el humor, que le hace ver las cosas con otro color. Spelzini, absolutamente consustanciada con el personaje, metida en su piel como si ella fuera, brinda una lección de actuación admirable. Llega al corazón y emociona sin golpes bajos, expresa desde el alma para llegar al alma del espectador. Martin Wullich

Se dio hasta agosto de 2009
Teatro Del Nudo – Av. Corrientes 1551
(011) 4373-9899
Se estrenó en 2008 en Maipo Club

Publicado en:

Deja una respuesta