REENCUENTRO, apasionado sexto concierto

Mezzo, piano y violonchelos en un ciclo que llegó para quedarse

Reencuentro Concierto 6Intérpretes: Diana Lopszyc (piano), Alejandra Malvino (mezzosoprano), José Luis Juri (piano), Lucas Brass y Pablo De Nucci (violonchelos) – Presentación: Martin Wullich – Obras: D. Scarlatti, Rachmaninov, Terzián, Giardini, Barrière, Duparc, Fauré, Debussy y Montsalvatge – Prod. artística: Fernanda Morello – Prod. general y artística: Martín Roig 

La fórmula es perfecta: artistas consagrados, músicos que comienzan sus carreras, ambiente refinado, obras que invitan al íntimo disfrute… Con la suma de esos ingredientes, el ciclo Reencuentro  honra con creces el concepto original de la llamada música de cámara. Precisamente de eso se trata, de un concepto que caracteriza a todo el ciclo, iniciado en plena pandemia a fines de 2020, y que incluye como ingrediente esencial la cercanía con el público, reducido en cantidad por los protocolos vigentes. Cada concierto es “abrazado” por un host, que con su aporte hace posible estas veladas únicas, cuidadosamente curadas por la sabiduría artística de Fernanda Morello y Martín Roig; en esta ocasión, se trató de Walter D’Aloia Criado, vicecónsul honorario del Reino de España y presidente de la Asociación de Amigos del Museo Fernández Blanco. Con sobriedad y simpatía, Martin Wullich tiene a su cargo la presentación de estos eventos.

Previo a la música, D’Aloia Criado dio cuenta de sus próximos proyectos: la restauración del cuadro de Felipe V existente en el Museo, en concordancia con la puesta en escena de la ópera La púrpura de la rosa (1701) de Tomás de Torrejón y Velasco, la primera compuesta y representada en América, que contiene una loa alegórica dedicada a Felipe V. También está en los planes del mecenas la puesta en valor de la casa donde vivió el poeta argentino Oliverio Girondo, construcción contigua al Museo, que se destinará como centro cultural y hospedaje para jóvenes artistas.

Este reencuentro fue un verdadero banquete musical, con un menú variado y sabroso que inició Diana Lopszyc con tres autores bien dispares. Al formalismo de las tres Sonatas de Domenico Scarlatti (K. 380, 198 y 32) sobrevino el despliegue sonoro de Sergei Rachmaninov y su Étude tableau Nº 8 Op. 33, tocado con opulencia por la pianista. La música nacional tuvo como representante a Alicia Terzian con su debussyana Toccata Op. 4, y como bis Lopszyc regaló una introspectiva interpretación de Música callada de Federico Mompou.

El segmento joven vino de la mano de los violonchelistas Lucas Brass y Pablo De Nucci, excelentes en Tamborino y Giga de Giardini y la Sonata Nº 10 de Barrière, saltando en el encore a la modernidad de The Beatles y un arreglo de su Eleanor Rigby.

El bloque final comenzó con perfume francés. Chanson triste de Duparc y Aprés un rêve de Fauré tuvieron su delicada traducción en la voz de Alejandra Malvino y el piano de José Luis Juri. Luego de una magnífica versión del Claro de luna de Debussy por Juri, la mezzosopranovolvió a escena con las Cinco canciones negras de Xavier Montsalvage, de contrastantes ritmos. Malvino cantó todas ellas con su habitual calidad y expresividad, con especial clima y dulzura en la Canción de cuna para dormir a un negrito.

El cierre con Qué te importa que no venga de la zarzuela Los claveles  de José Serrano, interpretado con garra por Malvino y Juri, fue un preciso broche para una velada celebratoria del tan necesario reencuentro que paulatinamente retorna entre artistas y público. Patricia Casañas

Fue el 23 de septiembre de 2021
Park Hyatt, Palacio Duhau
Av. Alvear 1661, Buenos Aires
(011) 5171-1234
hyatt.com/buenos aires
Instagram de Martín Roig
Instagram de Fernanda Morello

Publicado en:

Deja una respuesta