PUNDONOR, el poder invertido

Una clase erudita con la radiografía descarnada de una docente

PundonorAutora e Intérprete: Andrea Garrote – Vestuario: Lara Sol Gaudini – Escenografía e Iluminación: Santiago Badillo – Música: Federico Marquestó – Dirección: Andrea Garrote, Rafael Spregelburd

Claudia Pérez Espinosa es docente universitaria de sociales en la UBA. Enseña las teorías de Michel Foucault pero, apenas comienza su clase, nos damos cuenta de que se ha convertido en una víctima del sistema que ejemplifica en carne propia las mismas teorías que enseña. Foucault describe una sociedad que margina a los locos y Claudia se ve a sí misma marginada por ser loca, por no adaptarse a las normas de una universidad donde quien las transgrede pronto descubrirá que en las instituciones hay que agachar la cabeza y no rebelarse.

Eso hace Claudia, se rebela porque quiere revelarse. Y lo que ocurre es que su caso, su transgresión, se vuelve viral. Resulta observada como los presos por el panóptico y no puede escapar a la mirada de sus alumnos. En lugar de ser el profesor quien controla a los alumnos, en esta sociedad cibernética y horizontal, son los alumnos quienes controlan al profesor. Y así Claudia es convertida en un “tópico de interés satírico”, en “comida” para los estudiantes.

El saber es lo que se afirma y comparte como verdad. Claudia, como una docente loca o fuera de la norma, pasa a formar parte de ese saber construido, afirmado como verdadero. Objeto de burla y satirizada en las redes sociales, a Claudia le costará volver a ser la profesora que era antes de este episodio. Y no ha sido un episodio aislado, la docente confiesa que ha infringido la ley de varias formas y ha sido descubierta por cámaras.

Pundonor es el sentimiento que impulsa a una persona a mantener su buena fama y a superarse. A medida que el relato crece, vemos cómo lucha Claudia por recuperar su imagen, aunque obviamente no lo logra porque se hunde cada vez más. En vez de demostrar su cordura, nos da cada vez más elementos para que la juzguemos como alguien que no está bien, que no actúa racionalmente.

Los espectadores somos como los alumnos de su clase magistral, cuando ella decide volver al frente del aula estando a prueba y supervisada, aceptando tomar la medicación que le indicaron. Es muy interesante cuando el personaje analiza los supuestos atributos de feminidad como los tacos y la cartera. En su bolso carga elementos de más, como muchas mujeres. Se ve feliz cuando llega a su casa y puede liberarse de sus tacos, ese símbolo de la sumisión al mercado.

Andrea Garrote viene trabajando con Rafael Spregelburd desde la década del noventa. En esta obra escrita por la actriz, Spregelburd dirige a Garrote y ella también se dirige a sí misma.  Garrote resulta brillante en este unipersonal en el que logra mantenerse a flote en los momentos más áridos y desesperantes del texto. Es que para contar las situaciones más tremendas se recurre al humor y esto despierta en la audiencia una mezcla de risas con ganas de llorar.

La actriz y dramaturga cuenta que es una profesora poco convencional en la Universidad de las Artes y que va a dar clases en jeans y bicicleta. Quizás porque conoce parte del mundo académico puede permitirse cuestionar las estructuras de poder que allí se encuentran.  Pundonor se había estrenado en el Centro Cultural San Martín. Es un trabajo único que, sobre la base de gran inteligencia y talento, se ha ganado un lugar destacado en la cartelera teatral. Milly Vázquez

Sábados a las 19
Teatro Metropolitan
Av. Corrientes 1343 – Cap.
Tickets por Plateanet
Estrenó en 2018

Publicado en:

Deja una respuesta