PIANOLOGÍAS DEL SUR, concierto de grandes

Notables pianistas tocaron homenajeados por Juan Esteban Cuacci

La colosal Sala Argentina estaba llena, síntoma de la expectativa por ver a una decena de grandes pianistas y maestros en acción, homenajeados por un alumno dilecto que hoy triunfa allende los mares: Juan Esteban Cuacci. La idea de hacer un dúo de pianos con cada uno de sus maestros –la mayoría de los temas con arreglos de Cuacci- fue muy acertada y permitió el lucimiento de ellos con el anfitrión. Antes de iniciar Pianologías del Sur, Cuacci dijo que pocas veces se juntan más de dos pianistas, que era un sueño grabar con ellos, todos  formidables, y que el piano argentino tiene una identidad propia. Recordando al Mono Villegas, exclamó: “¡Al gran pueblo argentino, pianos!”.

Pianologías del Sur comenzó –tal como en la grabación- con Miguel Ángel Barcos, a quien presentó como un súper pianista de tango, dueño de un estilo único, que vino desde Cipoletti a tocar Con mayúsculas, un tema del mismo Barcos.

Seguidamente presentó a Álvaro Torres diciendo que a principios de los 90 tocaba más que Chick Corea en el Paseo la Plaza. Y afirmó: “es un musicazo y un tipazo impresionante”. Hicieron una improvisación sobre Tú, mi delirio.

Luego, anunciando que iríamos hacia el interior del país, habló de una mujer que tocando folclore deslumbró a muchos, pues al poner en práctica las teorías de lo que había que hacer con el folclore, se convirtió en un referente. Con gran simpatía, apareció Lilian Saba en el escenario para tocar La Arenosa.

Cuacci se acercó al micrófono una vez más para presentar al próximo pianista y dijo: “Es el mejor pianista de tango de toda la historia. Lo discutí y lo discuto hasta el final de la vida. No solo porque perteneció a la famosa orquesta de Aníbal Troilo, sino por su ductilidad, que le ha permitido abarcar muchísimas ramas del tango, más allá de un estilo o una forma”. Así presentó al “maestrísimo” José “Pepe” Colángelo, una leyenda que fue recibida como tal, para hacer Duende y misterio.

“Por mi generación vengo del rock” aclaró Cuacci. “En un momento apareció un disco de Spinetta –Bajo Belgrano– que me volvió loco. Y él integraba ese disco”. Se refería a Leo Sujatovich. “Fue un héroe de mi primera juventud. Para mí tocar con él es como para un joven fanático del fútbol mencionar a Messi o a Maradona”. Hicieron Ping Pong, jugando con la improvisación del tema del mismo Leo. Posteriormente, y debido a la ausencia de Lito Vitale –el único que no pudo venir-, Sujatovich y Cuacci interpretaron El discreto encanto de ser porteño. Igualmente mencionaron a Rubens “Donvi” Vitale -padre de Lito- y a Juan Carlos Cuacci -padre de Juan Esteban- como dedicatarios del disco.

Luis Ascot inició la sección académica con Piazzolla y su Trilogía del Ángel. El preludio inesperado fue el llanto de un chiquito desde la platea. Aguardaron con paciencia para comenzar. Juan Esteban aprovechó para contar que está esperando su cuarto hijo. Al sollozante niño de la sala le dedicó las primeras notas del Arrorró… santo remedio.

Cuacci comentó que en estas Pianologías del Sur “faltan algunos maestros que ya no están, como Héctor Stampone, Adolfo Ábalos y Horacio Salgán”. Por eso se escuchó primero A fuego lento, de Salgán y luego Loquedia I, originalmente escrita para dos pianos. Por eso apareció, exultante, “una súper pianista clásica de mi generación, ¡la maestra Fernanda Morello!”.

El concierto cerró con una versión algo porteña del Preludio No. 5 de El clave bien temperado, de Bach. Antes de que Martín Roig entrara al escenario, Cuacci dijo: “Martín fue la persona que me enseñó a tocar el piano de verdad. Yo ya era un profesional y tuve la suerte y la dicha de encontrarme con él. Me enseñó muchísimo. Enseña como un gran maestro; sin mezquindades a la hora de dar, de explicar, de mostrar todo su mundo”.

Dignísimo final para esta gloriosa sucesión de intérpretes en un homenaje de ida y vuelta, pues también todos ellos homenajearon a Juan Esteban Cuacci, generoso y admirado alumno que -gracias a sus maestros- aprendió a responder como los grandes. Martin Wullich

Fue el 13 de abril de 2019
CCK
Sarmiento 151 – Cap.
cck.gob.ar

Publicado en:

Deja una respuesta