PARQUE LEZAMA, tibio resultado

Juan José Campanella en su primera dirección teatral

Parque LezamaActúan: Eduardo Blanco, Luis Brandoni, Ivan Espeche, Gabriel Gallicchio, Marcela Guerty, Federico LLambí y Carla Quevedo – Vestuario y Escenografía: Cecilia Monti – Dirección: Juan José Campanella

Antes de que se abra el telón se proyectan fotos de archivo del Parque Lezama. No queda claro si la obra comienza o no en ese momento. La gente sigue ocupando butacas y el vendedor de golosinas -como si estuviésemos en un cine cuando éramos chicos- sigue ofreciendo chocolates y caramelos, lo que disipa mi duda inicial.

Cecilia Monti es la escenógrafa y excelente vestuarista que nos hacer ver una síntesis del Parque Lezama. Es la versión porteña, para esta puesta, del Central Park de Manhattan ya que la pieza está basada en I’m Not Rappaport del estadounidense Herb Gardner.

Nos encontramos con los dos personajes protagónicos sentados en un banco del parque, ambos ancianos de unos ochenta años. Luis Brandoni personifica un fantasioso y viejo militante político y Eduardo Blanco es ya un hombre resignado en muchos aspectos. Ambos, pero sobre todo Blanco, logran desde lo corporal y lo vocal pintar la vejez, uno de los temas que la pieza aborda con humor, además de la integración social, las relaciones familiares, la brecha generacional, la política y algunos temas más.

Son muchas las situaciones, algunas enternecedoras, otras poco creíbles, por las que atraviesan estos dos viejos en esta comedia que sin dudas divierte a un público que por momentos incomoda, impidiendo oír los diálogos con sus risas de fácil fluir y sus comentarios en voz alta.

A lo largo del relato, otros personajes  ayudan a contar la vida de los protagonistas. Gabriel Gallichio, encarnando un delincuente de poca monta y Federico Llambi como vendedor de drogas, están correctos en sus roles, sin más.

Dice Juan José Campanella en esta primera dirección teatral -que algo tiene de cinematográfico-, muy bien adaptada a la cultura argentina: “Parque Lezama trata sobre dos posturas de vida: el compromiso y el conformismo, la lucha y la resignación”. Podría haber sido interesante, pero la obra resulta larga, apela a gags y remates fáciles y obvios, e intenta generar una risa que muchas veces se torna forzada. Hacer cine y dirigir teatro no es lo mismo. Marcos Alonso

Se dio hasta fin 2015
Teatro Liceo
Rivadavia 1499 – Cap.
(011) 4381-5745
Juan José Campanella en Wikipedia

Vota esta nota

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Publicado en:

Deja una respuesta