HÉCTOR BORLA, homenaje

A 10 años de la muerte del artista

Nacido en Esperanza, provincia de Santa Fe, el 6 de mayo de 1937, Héctor Borla ganó la Beca del Fondo Nacional de las Artes y se radicó en Buenos Aires, donde trabajó durante dos años en el taller del maestro Antonio Seguí. Entre sus muestras se destacaron: Enrique VIII y sus seis esposas, Still life, Más que natural y Sobre la obra de Jean Auguste Dominique Ingres. Estas son algunas de las obras que presenta la Galería Rubbers en esta muestra..

En 1980 Borla dice: “Necesito un poco de tranquilidad, espero encontrarla en las naturalezas muertas… quiero volver a la naturaleza, poner el planteo visual en algo tan simple como un vaso o una jarra y una fruta “. De esta necesidad nacieron sus Still Life, que antes habían aparecido en otras de sus obras, por ejemplo en la serie de Las Bañistas, recreadas a partir de Les Grandes Baigneuses de Ingres. En esta época ya no recurre a obras clásicas ni a ningún otro pintor. Juega sí con la realidad y la irrealidad, marcando la ambigüedad de la visión, recurriendo al procedimiento del reflejo o la deformación de imágenes.

La Galería Rubbers presenta la muestra Héctor Borla – Homenaje con una selección de sus mejores obras, en conmemoración de los 10 años de su muerte, ocurrida el 11 de enero de 2002.

Se exhibió hasta el 7 de abril de 2012
Galería Rubbers

Av. Alvear 1595 – Cap.
(011) 4816-1869
Héctor Borla en Wikipedia

Héctor Borla, entrevistado por Martin Wullich en Septiembre 1994

Rápida visión de la muestra Homenaje 2012 en Galería Rubbers

Museo de Arte Héctor Borla: situado en la casa más antigua de la ciudad. Es sede permamente de la Asociación de Artistas Plásticos Esperanza. En sus salas se realizan muestras de arte y una gran diversidad de eventos culturales. Fue construida durante 1874 por Santiago Denner, nacido en Horgen, Cantón de Uriel, Suiza. Su espíritu emprendedor lo llevó a asociarse con Carlos Bosch en la empresa denominada Molino Harinero Bosch-Denner, del cual la histórica casa se convertiría en el asiento de una extensa familia que mantuvo vigente el mandato ancestral de conservar para Esperanza esta pieza invalorable de su devenir. El Municipio también lo entiende de esta forma cuando, en 1970, adquiere la propiedad bajo la condición de ser destinada a Casa de Cultura.

Vota esta nota

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Publicado en:

Deja una respuesta