GRISEL BERCOVICH, canta a Contursi

Reflejos de la relación de José María Contursi y Gricel Viganó, su musa inspiradora

Son muchos los artistas que todos los días crean nuevas obras. Pero cuando estos artistas son además parte de este portal de noticias, es motivo para una doble celebración. En este caso Grisel Bercovich nos ofrece una vez más su talento como cantante, en un disco producido junto con el pianista y arreglador Juan Correa. El trabajo, titulado Grisel canta a Contursi, incluye una selección de tangos-canción correspondientes a la obra que José María Contursi le dedicó a su musa inspiradora, Susana Gricel Viganó.

La estética que proponen estos dos artistas parte del tango y se despliega como canción, apoyada en los arreglos del pianista y en la expresividad y estilo de la cantante. El repertorio incluye (Contursi-Dames), Cristal (Mores-Contursi), Tango triste (Troilo-Contursi), Gricel (Mores-Contursi) y Cada vez que me recuerdes (Troilo-Contursi).

Conversamos con Grisel Bercovich:

¿Cómo decidiste dedicarte a la actuación y el canto? 
Primero decidí dedicarme al canto. Creo tener todavía la sensación del momento en que sucedió. Fue en el jardín de infantes, cuando nos contaron que se iba a grabar un cassette, El Cassette de La Escuelita, allá por 1980. Yo no estaba entre los elegidos para cantar. Sin embargo, ahí supe que quería hacerlo. Algo empezó a crecer, de manera casi inconsciente… A los siete años le pedí a mi mamá que me llevase a canto. Desde entonces nunca paré.

El impulso por dedicarme también a la actuación creo que llegó junto con el canto. A pesar de no sentirme propiamente actriz, tengo un enamoramiento con la actuación, de mucha pasión. Creo que cuando canto, la mayoría de las veces aparece la actriz. Es algo así como un proceso alquímico. También me encanta aprender del teatro. Siempre estoy haciendo talleres, de los cuales me llevo una experiencia corporal y diría que también metafísica y metafórica. Algo que suelo imaginar es una botellita de metáforas e ideas, de cosas que cuando uno las piensa por primera vez se da cuenta que no las había pensado nunca antes. Me encanta descubrir eso… Las clases de teatro me ayudan a llenar esa botellita.

¿Cuáles fueron tus primeros pasos y tus influencias?
Mi primer paso fue cantar en el Bar Baro con La Porteña Jazz Band. Ya no recuerdo cuál canción era. Me había invitado mi primera maestra de canto, Alexia de Prat Gay, porque su marido formaba parte de la banda. Después cantaba en las grandes muestras que hacía Alexia, y a los 18 años empecé a cantar en bares. ¿Mis influencias?… Spinetta, Fito, Drexler, Ana Prada, Marisa Monte, Joao Gilberto, Jobim, Brecht-Weill, muchas óperas, Tita Merello, Ada Falcón, Chavela Vargas, Liliana Felipe, Sarita Montiel… Son muchos nombres, pero no puedo dejar de reconocerme influida y atravesada por todos ellos.

Dentro de la música popular has abordado distintos géneros: el tango, la chanson, la canción picaresca, el bolero… ¿Cómo es en particular tu relación con Contursi?
Con el tango tengo un amor especial, casi a pesar mío… La verdad es que no es el género que más escucho, y sin embargo siempre me resultó muy natural cantarlo. Empecé por la curiosidad que me generaba el tango Gricel, que tiene justamente versos de José María Contursi. Pero fijate que lo escuché por primera vez en la versión de Spinetta con Fito Páez en el álbum La la la. Me conmovió profundamente. En aquel tiempo estaba trabajando mi voz en el registro agudo, y pensé que el tango podía ser una buena opción, pues no necesitaba escatear y podía cantar en la zona media del registro. Así le entré… y hasta hoy tenemos una relación de idas y vueltas, pero nos queremos mucho. Creo sinceramente que siempre voy a seguir cantando tango, respetando mi manera de hacerlo, que considero no tan tanguera. Y Contursi vino entonces por ahí, incluido en mi nombre. Como si secretamente tuviera un amor con ese Catunga, apasionado y tan inspirado. Por eso Grisel le canta a Contursi.

Grisel Bercovich, hablemos un poco más acerca de este nuevo breve disco.
La idea de volver a los orígenes siempre nos acompaña. Entender por qué somos lo que somos o cómo somos quienes somos. Por qué algunas cosas nos resultan naturales y otras más bien parecen forzadas. Como artista, mi propio nombre siempre me hizo vibrar y me signó, como si fuese una historia a develarse o la causa de un constante efecto. Gricel, Malena, Ivonne, Esther son todos nombres que podrían tener un destino o un origen tanguero. En mí caso, al escuchar mi nombre siento música. Probablemente el tango esté tamizado, positivamente por la versión de Spinetta-Paez. Un tango que se volvió totalmente canción. Desde ahí soy.

De manera que este disco se genera a partir del misterio o la curiosidad que siempre me generó mi propio nombre, el tango y muy especialmente la historia de amor entre José María Contursi y Gricel Viganó. Grabarlo fue meterme en esa marea de pasión, que fue y vino a lo largo de muchos años entre cartas y visitas. La música de los temas escogidos no son de un mismo compositor, lo que le imprime mayor riqueza y posibilidad de matices. Cantar Mores o cantar Troilo son universos diferentes y generan también expresividades distintas.

El proceso de los ensayos y la grabación fue tan ordenado como creativo. Tuvimos la posibilidad, con Juan Correa, de ir bien a fondo, trabajando dinámicas y fraseos, siendo respetuosos con las melodías originales. Fue fijar para después estallar, en el buen sentido. Creo que logramos un registro delicado y contundente a la vez, y sobre todo sincero. Es un punto de llegada. Y obviamente también un punto de partida hacia otros lugares de vida y creación, que son dos cosas que van siempre juntas.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?
Más allá del disco, Grisel canta a Contursi es también la música de un espectáculo que apenas podamos vamos a estrenar. El espectáculo tiene cinco canciones con textos de José María Contursi y algunas canciones mías que funcionan como respuesta a esos temas. De manera que este EP se completa con otro que seguramente saldrá en marzo y se titula Traspacielo. Los imagino como dos discos mellizos o, si estuviéramos en la era del vinilo y el cassette, como los dos lados del mismo álbum.

Por suerte son muchos los proyectos. Yo misma me siento un proyecto, mezcla entre música y teatro, entre melancolía y humor, como si no pudiera hacer otra cosa que generar, combinar y convidar. La idea es seguir trabajando con Juan Correa, el pianista y arreglador de estos dos EP mellizos. Otro proyecto es seguir con  Tertulia de mujeres, de Lorena Idígoras y Sole Perchante, y también seguir explorando a partir de mis canciones y lo teatral.

También acaban de aprobarte un proyecto por otro disco en Mecenazgo Cultural.
Sí, me aprobó un proyecto para concretar un disco que se llamará Canciones sobre poetisas rioplatenses. Es un álbum conceptual, centrado en la figura de diferentes poetisas que forman parte de nuestra tradición literaria, como Silvina Ocampo, Idea Vilariño, Delmira Agustini, Alfonsina Storni, Ida Vitale, Valeria Tentoni, Ada María Elflein, Vicenta Castro Cambón o Alejandra Pizarnik, entre otras. Algunos textos tendrán músicas mías y también participarán otros compositores. Mi idea es trabajar en este disco con Hernán Valencia en piano, Gustavo Fogiel en guitarra, y si es posible sumar también un cuarteto de cuerdas y otros músicos invitados. Por supuesto, quienes quieran colaborar, derivando sus aportes de ingresos brutos a este proyecto, pueden contactarse conmigo para que les ofrezca detalles de cómo hacerlo.

Disco completo de Grisel Bercovich en Spotify
Sitio Web de Grisel Bercovich

Vota esta nota

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Publicado en:

Deja una respuesta