ESPOSAS DE DICTADORES, confusa propuesta

Un par de nombres estelares y un buen diseño multimedial no alcanzan para organizar el caos

Esposas de dictadoresActúan: Leonor Manso, Dolores Ocampo, Ideth Enright, Héctor Bordoni, Fernando Sansiveri, Ignacio Rodríguez de Anca, Agustín Garbellotto, Martín Comán – Música: Gerardo Gardelín – Vestuario: Pepe Uría – Escenografía e Iluminación: Gonzalo Córdova – Dirección: Luciano Cáceres

Ni pies ni cabeza. Esta es la primera expresión que viene a la mente después de haber concluido la representación de esta obra del dramaturgo alemán René Pollesch. Aunque más justo sería decir: pies y cabezas, a montones, desparramados sin ton ni son por todas partes, amontonados caóticamente, sin conexión aparente entre sí. No se puede acusar a Pollesch de haber escrito una obra carente de contenido, pero a pesar del esfuerzo, no se logra encontrarle una lógica.

“Todo esto no tiene el menor sentido” dice en cierto momento uno de los personajes, interpretado por Leonor Manso. Tiene razón. La estelaridad de la actriz no alcanza para hacer despegar la obra que, haciendo un paralelo con las artes plásticas, es como esos lienzos que desafían al espectador a decidir si está frente a una obra genial, aunque incomprendida, o ante una acumulación de manchas sin criterio. En este caso sentimos que se trató de la segunda de las opciones. Nos imaginamos asistiendo a un ejercicio teatral, realizado por buenos profesionales, es verdad; pero mero ejercicio, al fin y al cabo, exploratorio de los límites del teatro.

Lo más interesante es la utilización de cámaras en mano, que proyectan imágenes en tiempo real sobre una gran pantalla, ampliando el punto de vista del espectador, y el uso de espacios alternativos, periféricos, en lo que bien podría ser una metáfora respecto del lugar donde se da la obra, que no fue pensado para espectáculos de esta naturaleza. Es que el Centro Cultural San Martín no es el teatro homónimo -que permanecerá cerrado todo este año y habrá que ver cuándo se cumple la promesa de su reapertura-, aunque difícilmente este detalle cambiaría las cosas.

Lo importante: si va a verla, no espere una historia sobre las esposas de ningún dictador, ni vaya a ver un trabajo en clave histórica sobre las dictaduras de ninguna nación del mundo. Vaya a ver un palimpsesto teatral con muchos gritos, amplificación dudosa y la idea de que sea usted -el espectador- quien deba encontrarle algún sentido a lo que ve, que podría ser o no el que haya previsto su autor.  Germán A. Serain

Se dio hasta junio 2016
Centro Cultural San Martín

Sarmiento 1551 – Cap.
(011) 4374-1251/9
Luciano Cáceres en Wikipedia

Publicado en:

Deja una respuesta