CAMERATA BARILOCHE, ocho estaciones

La agrupación inauguró, con Vivaldi y Piazzolla, el primer Festival Konex de Música Clásica

¿A quién se le habrá ocurrido por primera vez juntar en un mismo programa las Cuatro estaciones de Antonio Vivaldi con las cuatro Estaciones porteñas de Astor Piazzolla? Al parecer el mentor de la idea fue Gidon Kremer, quien grabó ambos ciclos con su Kremerata Baltica en el año 2000, bajo el título de Ocho estaciones. Desde entonces, la combinación se ha convertido en una suerte de lugar común. ¿Y esto tiene algo de malo? La respuesta es definitiva: no. Y esto por dos motivos. El primero es que una obra de arte verdadera no se gasta con el uso, sino que, por el contrario, crece en cada nueva aproximación que tengamos a ella. El segundo es que la música clásica, a diferencia de otros géneros musicales más fugaces, debe renovar de manera constante su público. Y el mejor modo de hacerlo es a través de la revitalización que implica la música interpretada en vivo.

Con este programa, interpretado por la Camerata Bariloche, quedó inaugurado el Festival Konex de Música Clásica 2015, una maratón de seis días pensada para acercar la música clásica a los nuevos públicos de una manera innovadora e interactiva, según lo destacaron Luis Ovsejevich, Presidente de la Fundación, y Andrea Merenzon, Directora Artística del Festival. A través de una agenda repleta de actividades, el objetivo planteado fue dar a conocer la música clásica de un modo atractivo a diferentes generaciones, a través de conciertos y actividades pedagógicas e incluso lúdicas, incluido un laboratorio que permite experimentar de manera directa con los distintos instrumentos.

En este sentido, la presentación de Camerata Bariloche bien podría haber incluido la participación de un locutor que comentase algunos datos biográficos de los compositores, o las características de la música barroca. Podría haberse explicado la función de un concertino (rol que en este caso cubrió el violinista Demir Lulja), señalarse que cada concierto de Vivaldi está integrado por tres movimientos (así la gente hubiese sabido cuándo aplaudir y cuándo no), o incluso haberse leído los cuatro poemas que dieron lugar a la composición de Vivaldi, lo cual hubiese servido además para destacar la intención descriptiva de la música. Lo mismo vale para Piazzolla y sus Estaciones, que a diferencia del trabajo vivaldiano no son en realidad un ciclo sino cuatro piezas compuestas de manera independiente.

Podría señalarse que el ámbito ofrecido por Ciudad Cultural Konex no sea tal vez el más adecuado para un recital de música clásica, pues finalmente se trata de un galpón que hasta el año 1992 fue utilizado como fábrica y depósito de aceites. Pero la amplificación estuvo muy bien lograda y, en todo caso, la mayor molestia fue la falta de un aislamiento adecuado en los accesos, con lo cual el piso se movía y hacía ruido cada vez que algún espectador entraba o salía. Pero esto es un detalle menor, pues la realización de este Festival es de gran relevancia y debe ser celebrada y difundida sin reservas. Una vez que el público esté creado, sabrá buscar los espacios y programas que más se ajusten a sus preferencias.

Queremos destacar, finalmente, un notable acierto: incluso cuando el programa apunta a un público novel, no se lo ha subestimado y la propuesta incluyó intérpretes de gran jerarquía, como Camerata Bariloche, Horacio Lavandera, Darío Volonté, la Academia Bach, Xavier Inchausti, Paula Almerares, el Cuarteto Petrus o los músicos de la Orquesta Filarmónica.  Germán A. Serain

Fue el 14 de abril de 2015
Ciudad Cultural Konex
Sarmiento 3131 – Cap.
(011) 4864-3200
www.ciudadculturalkonex.org

Publicado en:

Deja una respuesta