PARA PARTIR, curiosa comedia

Un equilibrado planteo con cierto humor en torno de un suicidio

Para partirActúan: Mara Bestelli, Mariel Fernández, Paula Grinszpan, Andrés Pruss, Monica Raiola, Sofía Saborido, Luciano Suardi – Vestuario: Lara Sol Gaudini – Escenografía: Laura Copertino – Iluminación: David Seldes – Sonido y Música: Fernando Tur – Autor y Director: Ignacio Sánchez Mestre

Nunca conoceremos los motivos que llevaron a Roberto a quitarse la vida. Para partir comienza justo después del suicidio y la posterior cremación, cuando cumpliendo con un expreso pedido suyo su ex-esposa y las dos hijas en común de ambos llegan a una pequeña casa junto al mar de la cual hasta poco antes ni siquiera conocían su existencia, para tirar allí sus cenizas. También asistirán a la ceremonia su hermana, el hijo que tuvo con una otra pareja y una enigmática joven vecina de la zona -su última amiga- que también lo ha conocido. El fantasma de Roberto estará asimismo presente.

Hemos dicho que no sabremos nada acerca de los motivos que llevan al personaje al suicidio. Pero en realidad la muerte, en cualquiera de sus formas, constituye siempre un enorme e insondable misterio. Hay sin embargo en la mente de todo potencial suicida una fantasía: la de que luego de cometido su acto podrá ser testigo de lo que siga, y no es así. O mejor dicho: cabe suponer que no es así, aunque tampoco hay manera de saberlo. Ignacio Sánchez Mestre se deja llevar por esta posibilidad y le concede a su personaje un tiempo más, que le permite terminar de poner en orden algunas cosas.

Algunas fotos colgadas en la pared, varios libros, una guitarra, una botella de whisky por la mitad y unos pocos elementos más, permiten establecer un nuevo vínculo con quien ya no está. Se trata de una despedida, pero -paradójicamente- también de un reencuentro con alguien que ya está ausente, aunque aún no del todo. Lo más curioso de esta obra es  que se desarrolla en un contexto dramático, pero con un permanente y equilibrado lenguaje de comedia, que sin embargo no incomoda en absoluto.

Una atractiva escenografía (los muelles representan de por sí un límite), un adecuado tono para mantener el relato dentro de los márgenes de la comedia pero sin exageraciones, un interesante juego de suplantación de la voz de los distintos personajes, atravesados por el fantasma, y una poética partida final, hacen de Para partir una pieza teatral recomendable.

Lo que plantea la obra, en definitiva, es que incluso al margen de que haya o no un después de ese final que consideramos definitivo, siempre resulta necesario dejar en orden algunas cosas, para poder partir en paz. Por si acaso no hubiese un después, tal vez sea prudente hacer ese orden en vida. Pero esto queda ya en el marco de la decisión de cada quien.  Germán A. Serain

Se dio hasta fin 2019
Teatro Sarmiento

Av. Sarmiento 2715 – Cap.
(011) 4808-9479

complejoteatral.gob.ar

Publicado en:

Deja una respuesta