MARY PARA MARY, primera sangre

Un maravilloso rescate de Mary Wollstonecraft, la madre de Mary Shelley

Mary para MaryActúa: Eleonora Wexler – Escenografía y Vestuario: Micaela Sleigh – Iluminación: Daniela García Dorato – Música: Mirko Mescia – Dramaturgia: Paloma Pedrero – Dirección y puesta en escena: Marcelo Moncarz

Primera digresión, antes de comentar la obra: desde la misoginia de su tiempo, Sigmund Freud escribió acerca de la supuesta envidia del falo por parte de las mujeres, pero mantuvo en cambio un total silencio en relación a la envidia que los hombres podemos sentir ante la maravillosa capacidad de la mujer de llevar vida en su vientre.

Segunda digresión: por más que algunas mujeres insistan en lo contrario, es una necedad pretender que un hombre no tenga derecho a tomar la palabra cuando se trata de defender una postura feminista. Es como decir que uno tiene que ser negro para oponerse al racismo, o ser judío para condenar el antisemitismo.

Tercera digresión: cabría preguntarse si acaso no tendrán razón Juan Gelman y Mario Benedetti cuando se preguntan si acaso Dios no será mujer. ¿Y si lo fuera? Maravillosa blasfemia. Pero incluso en tal caso, nada cambiaría. Porque es la idea que los hombres montaron respecto de Dios la que lo impone como varón, tanto en el judaísmo como en el cristianismo y el islam. Razón suficiente para desconfiar de esas religiones.

Cuarta y última digresión: cuando Mary Shelley, segunda hija de la protagonista de esta obra, publicó su novela más famosa, Frankenstein o el moderno Prometeo, lo hizo primero sin consignar su nombre, y más tarde firmando con el apellido de su marido. Sin embargo, es justo saber que en realidad esta Mary se apellidaba Godwin. Triste costumbre la de cambiar el nombre de una mujer por el simple hecho de contraer matrimonio.

En medio de todas estas digresiones la otra Mary, la protagonista de esta obra, Mary Wollstonecraft, la madre de Mary Shelley, la abuela de Frankenstein, le habla al público, le habla a su hija recién nacida, baila entristecida, porque intuye que está próxima a morir. Hermosamente encarnada por Eleonora Wexler, sensiblemente dirigida por Marcelo Moncarz, este monólogo escrito por Paloma Pedrero nos traslada a Londres, un 10 de septiembre de 1797, en la hora en que cae la tarde.

Mary tiene 38 años y una severa fiebre puerperal. Ha conocido el amor y ha sufrido mucho por su culpa. Ha tenido dos hijas, de dos varones distintos, y se ha atrevido a proclamar la igualdad entre las mujeres y los hombres en un tiempo en que tales ideas resultaban controversiales. Ahora aguarda el regreso de William Godwin, el padre de la pequeña Mary. Pero sabe que su tiempo se agota, y por eso lo aprovecha para volcar en palabras el amor por su hija, su rebeldía ante lo que parece ser un fallido en la creación divina, y las ideas que han hecho de ella una pionera del feminismo.

Conmovedora, dramática, poética, la última sangre derramada por Mary Wollstonecraft representa el final de su vida. Pero es también una primera sangre, una que inaugura un largo camino de reivindicaciones que todavía continúa hoy. Es por eso que Mary le dice a su hija, y a cada mujer que quiera escucharla: “No permitas nunca que te hagan comer el amargo pan de la dependencia. Lucha, lucha, para ser tú misma. Y no temas lo que piensen los otros”.

Hay una notable belleza en esta sencilla obra. También mucha sabiduría. Intente no perdérsela, y no perder detalle cuando la vea. Pero dejemos que las últimas palabras en este espacio sean las de Mary, para Mary: “Y tú, amada mía, si quieres saber, tendrás que mezclarte con la muchedumbre y sentir cómo sienten los otros antes de poder juzgar sus sentimientos. Hay que vivir en el mundo, hundirse en él, para volvernos más sabios y mejores. La vida, Mary, no es sólo disfrutar de las cosas buenas o las cosas fáciles. Lo mejor de la vida es conocer a los otros al mismo tiempo que nos conocemos nosotros mismos”. Germán A. Serain

Martes a las 20
Teatro El Picadero
Pasaje Santos Discépolo 1857 – Cap.
(011) 5199-5793

teatropicadero.com.ar
Comprar entradas por Plateanet

Marcelo Moncarz en Alternativa
Paloma Pedrero en Wikipedia
Eleonora Wexler en Wikipedia

Publicado en:

Deja una respuesta