GRUPO VOCAL DE DIFUSIÓN, antigüedad y modernidad

Bella y profunda musicalidad se percibió en el concierto organizado por Festivales Musicales

Es poco frecuente escuchar obras corales  del siglo XX que compartan  un programa  de concierto con obras clásicas. De Antiguos y Modernos se tituló el concierto que ofreció  el GVD – Grupo Vocal de Difusión,  en el Teatro Colón,  bajo la batuta del talentoso Maestro  Mariano Moruja. Esta agrupación vocal de cámara, creada en 1982 con  la intención de explorar el repertorio del siglo XX y difundir material escasamente abordado, sorprendió por la elección de las piezas y su impecable sonido.

GLORIA de Vivaldi - Grupo Vocal de Difusiu00f3n - www.martinwullich.com

We beheld once again the stars de Randall Stroope abrió el programa. Escrita para dos coros y  con significativos versos de la Divina Comedia de Dante Alighieri, el Grupo Vocal de Difusión conmovió con su musicalidad y hondura. La excelencia interpretativa continuó con When David heard de Eric Whitacre donde impactaron los silentes momentos que motivan el significado de la obra. Escrita para ocho voces, conmociona el lamento de David que cada voz expresa en diferentes registros. Sugestivas e intensas notas sonaron estupendas aprovechando la acúsitca del teatro, con un buen desempeño del tenor Horacio Badano.

Muy emotivo fue Canticum calamitatis maritimae del compositor finlandés Jaakko Mäntyjärvi, que evoca el hundimineto del MS Estonia en las aguas del Mar Báltico, una de las mayores catástrofes marítimas del siglo pasado. Trabajaron muy bien la soprano Mariana Nigro y el barítono Miguel Ángel Pérez. Exquisitos y conmovedores resultaron los efectos vocales logrados en esta obra, generando el soplido del viento, y los murmullos que repiten rezos y versos de un requiem, sin dejar de lado el folklore nórdico.

En la segunda parte se sumó un conjunto instrumental , que acompañó al  GVD en el Kyrie y Gloria de la Berliner Messe del finlandés Arvo Pärt. El magnífico cierre con el popular Gloria RV 589 de Antonio Vivaldi, quizá  el más  célebre de los tres que compuso el veneciano, sonó  potente y placentero. Al grato desempeño del ensamble, se sumó la exquisitez lírica de la soprano Jaquelina Livieri, quien  con prestancia, delicadeza y excelente emisión emocionó en el Dominus Deus. La mezzo Cecilia Arellano fue correcta en la voz aunque algo abúlica en la expresión. Ante los aplausos interminables, Mariano Moruja ofreció la repetición del coro final Cum Sancto Spiritu, sellando una gozosa noche. Martín Leopoldo Díaz

Fue el 8 de septiembre de 2014
Teatro Colón
Libertad 651 – Cap.
(011) 4378-7109
teatrocolon.org.ar

Vota esta nota

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Publicado en:

Deja una respuesta