FERRARI, máquinas veloces y vidas pasionales

Una película que cautiva, emociona y entretiene

Ferrari (2023) – Género: Drama, Biografía – Elenco: Adam Driver, Penélope Cruz, Shailene Woodley, Giuseppe Festinese, Derek Hill, Leonardo Caimi, Gabriel Leone, Michele Savoia, Giuseppe Bonifati – Música: Daniel Pemberton – Fotografía: Erik Messerschmidt – Guion: Troy Kennedy Martin, Brock Yates – Dirección: Michael Mann – Duración: 2h 10min

Ferrari es una una gran producción cinematográfica que cautiva, emociona y entretiene al revelar el legado de una familia italiana, que mezcla con certeza mucho drama y grandes momentos de acción. Basada en el libro Enzo Ferrari: el hombre, los autos, las carreras, la máquina, escrito por Brock Yates, esta producción cuenta con muy buenas actuaciones, más un final sorprendente que representa lo mejor de la dinastía italiana de las carreras automovilísticas.

El filme sigue la vida de Enzo Ferrari -fundador de Scuderia Ferrari- durante el verano de 1957, un período tumultuoso en la vida del ícono. Atravesado por el duelo de su hijo, una crisis matrimonial y una tormentosa relación con su amante y su segundo hijo, su compañía estaba al borde de la quiebra. A pesar de encontrarse acorralado en todas las facetas de su vida, Enzo nunca titubeó. Siempre priorizó la seguridad de su empresa y su familia. 

La historia resulta profunda y transmite eficazmente la esencia de la vida de Enzo. Es una trama que no evita sus aspectos más oscuros y cuestionables, ni de las personas a su alrededor. La buena dirección de Michael Mann permitió que cada artista brillara de manera destacada; Adam Driver, solemne y feroz en su interpretación apasionada como Enzo; Penélope Cruz, impecable y fascinante como Laura Ferrari, una esposa de mucho carácter al borde de la locura, con la fuerza e impronta necesarias para construir una mujer muy sufrida pero con grandes valores; Shailene Woodley como Lina Lardi, suma calidez y complementa con sutil calma, al ser madre del próximo heredero de la compañía, fruto de su relación con Enzo. El trío protagónico sobresale.

Otro detalle destacable es la composición musical de Daniel Pemberton que enmarca cada escena. Los efectos especiales resultan algo irregular, aunque no afectan negativamente el resultado. Mann demuestra su gran mirada detrás de la cámara y muestra los momentos de acción y tensión con gran certeza, para poder absorber lo que sucede.

Al llegar el final, todo se sumerge en una vorágine de emociones gracias a los segmentos de carreras que resultan bien realistas. El ritmo vertiginoso de la narrativa sorprende y conmueve. Ferrari es una película biográfica bien contada y ofrece una historia contundente que genera suspenso tanto en la pista como fuera de ella. Cristian A. Domínguez

Publicado en:

Deja una respuesta