DOÑA FLOR Y SUS DOS MARIDOS, simpática adaptación

La musical versión que se ofrece de la clásica novela de Jorge Amado es alegre y colorida.

Autor: Jorge Amado – Adaptación libro y letras: Leandro Gazzia – Elenco: Emme, Marcelo Mazzarello, Miguel Habud, María Concepción César, Leandro Gazzia, Mijal, Javier Teves, Nanda Aleman, Graciela Quelas, Laurentino Bianco y otros – Música: Eduardo Blacher – Escenografía: Roxana Pozzoli – Iluminación: Ariel Greblo – Vestuario: Alfredo Miranda – Dirección y coreografía: Daniel Fernández

El musical que escribió Leandro Gazzia es una muy libre adaptación del clásico de Jorge Amado, de modo que es importante verlo y disfrutarlo como una historia en si misma, sin pretender compararlo con el libro o la película.

En la ficción hay un autor que comienza escribiendo un libro y lo termina cuando finaliza la obra. Así es como piensa y se pregunta el derrotero que podrán tomar sus personajes mientras, a través de la narración, maneja las escenas siempre comentándolas con el público. El relato muestra un marido que vuelve después de la muerte a continuar su vida de juerga, parranda y sexo, complicando por momentos -aunque alegrando por otros- la existencia de su ex mujer, quien ha unido su corazón con un hombre de carácter muy distinto. A ambos los quiere por igual. Lo que extraña de uno lo tiene en el otro.

La puesta es destacable en las escenas musicales, sobre todo aquellas  que ponen cierto énfasis en el erotismo, sin llegar a mostrar más que algunas colas, e insinúa escenas sexuales y orgiásticas dejando más lugar a la imaginación que al ojo mismo. Hay una interesante estética lograda por el vestuario y algunas coreografías, a la que se suma una sencilla pero atrayente escenografía, apoyada por algunas proyecciones.

Daniel Fernández ha dirigido con precisión al elenco, marcando el carácter de cada uno. Hay dos actuaciones muy destacables: María Concepción César compone a la madre de Doña Flor con mucha chispa y ocurrencia, sin dejar de lado su natural elegancia, mientras brinda extravagantes y temerarios consejos a su hija; en tanto Marcelo Mazzarello convierte la inocente pacatería del segundo marido en momentos muy jocosos, con notable elocuencia gestual y corporal. Hay también un personaje llamativamente sugerente, ambigüo y provocador –la muerte-, estupendamente corporizado por Leandro Gazzia, quien se luce en sus coreográficos movimientos. Miguel Habud aporta un fresco halo de desvergüenza tal como requiere el seductor Vadinho, en tanto Emme compone con dignidad a la florida protagonista del título.

La música de Eduardo Blacher, junto al original “O que será” de Chico Buarque y Milton Nascimento, es animada y acorde a los momentos que acompaña. La iluminación de Ariel Greblo se luciría más si no dejara algunas zonas oscuras, sobre todo cuando los artistas avanzan hacia el proscenio. Martin Wullich

Se dió hasta Marzo 2009 en
Teatro
Broadway – Av. Corrientes 1155
(011) 4382-5666

Vota esta nota

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Publicado en:

Deja una respuesta