ARIEL LANYI, pianista de etérea fineza

Sublime presentación del músico israelí en el CCK

De impecable camisa blanca y pantalón negro, Ariel Lanyi atravesó con paso ligero pero seguro el escenario del CCK hasta ubicarse delante del piano y saludar al público -inicialmente mermado por inconvenientes con el transporte público- con una amable inclinación. Con tan solo 25 años, el músico nacido en Jerusalén ya tiene en su haber premios en certámenes internacionales, registros discográficos dedicados a Schubert, Schumann, Liszt, Brahms y Janáček, colaboraciones con orquestas de la talla de la Filarmónica de Berlín y la del Concertgebow de Amsterdam, etcétera. En esta oportunidad, Lanyi fue la figura de un nuevo concierto en el marco de las celebraciones por los 70 años del Mozarteum Argentino.

En primer lugar, el israelí abordó la Sonata en do menor Hob. XVI:20, de Franz Joseph Haydn (1732-1809). Con toques alabastrinos, Lanyi hizo pasear sus hábiles manos por una obra que el mismo compositor catalogó como una de las más difíciles de su producción, haciendo de los tres movimientos (Moderato, Andante con moto y Finale: Allegro) una delicia para los oídos. Lanyi no solo es un exquisito pianista, sino que demuestra en todo momento gran dominio propio sin descuidar los detalles de la interpretación de la obra.

Mientras los encargados de la sala daban el acceso a los muchos espectadores que habían quedado rezagados por el conflicto con el transporte público, Lanyi comenzaba con la segunda parte del concierto. Las Escenas infantiles de Robert Schumann (1810-1856) fueron compuestas hacia la mitad de la breve vida del marido de Clara Wieck; cada una de las trece piezas de esta obra tuvo una ejecución brillante, límpida, en que Ariel Lanyi reflejó con minuciosa prolijidad los distintos estados anímicos que suscita la obra.

La tercera y última parte estuvo dedicada a Isaac Albéniz (1860-1909): Iberia, suite compuesta antes del fallecimiento del compositor catalán. Aunque con aparente timidez inicial, el artista fue creciendo hasta darle a El Albaicín todo su garbo granadino. Lanyi siguió luciéndose con las otras dos partes de esta obra, El polo y Lavapies, con una intensidad suficiente para generar contundentes aplausos del público al terminar el último compás. Ariel Lanyi, joven pianista que sabe cómo llegar al corazón del público, cerró su presentación con el Momento musical No. 1 en do mayor D. 780 de Franz  Schubert (1797-1828) a modo de bis. Viviana Aubele

Fue el 17 de agosto de 2022
Conciertos del Mediodía
CCK
Sarmiento 151 – Cap.
Sitio Web Mozarteum Argentino
Sitio Web Ariel Lanyi
Instagram Ariel Lanyi

Próximo concierto:
Trío Alberto Williams y amigos
(Nicolás Favero, violín; Siro Bellisomi, violonchelo; Antonio Formaro, piano; Claudio Barile, flauta travesera; Matías Tchicourel, clarinete; Gabriel La Rocca, fagot; Fernando Chiappero, corno francés) – Obras de Beethoven y L. Spohr

Publicado en:

Deja una respuesta